Qué debes tener en cuenta si quieres que tu hijo estudie en el extranjero

Acertar con el centro y el programa educativo que mejor le conviene es fundamental para que la experiencia de estudiar un año fuera resulte enriquecedora no solo desde el punto de vista personal, sino también para abrirle puertas a la hora de encarar su futuro profesional.

Si eres madre, seguramente que en más de una ocasión te has planteado mandar a tu hijo a estudiar un año académico en el extranjero. No es una decisión fácil, no solo por los típicos miedos que pueda despertar el hecho de que tenga que pasar todo un curso fuera de casa, sino porque implica una importante inversión económica para los padres.

Acertar con el centro y el programa educativo que mejor le conviene a tu hijo es fundamental para que, de verdad, la experiencia de estudiar un año fuera resulte enriquecedora no solo desde el punto de vista personal, sino que además le sirva para abrirle puertas a la hora de encarar su futuro profesional, un futuro donde el aprendizaje de idiomas se ha convertido en un aspecto fundamental.

Lee: El colegio más 'cool' del mundo está en Suecia

Para despejar dudas, nos hemos puesto en contacto con Montserrat Viñamata Martorell, directora de The Georgian Manor House, una consultora nada convencional porque no solo que se dedica a seleccionar los mejores y más exclusivos colegios en el extranjero, sino que, además, se encarga de diseñar el itinerario educativo más apropiado para cada alumno con el objetivo de potenciar las habilidades que le conduzcan a las mejores universidades, en función de su propio talento y de su vocación.

Cómo elegir centro para estudiar en el extranjeroVER GALERÍA

  • En educación no hay que dejarse influir por las modas. Y hay dos razones fundamentales: la primera, porque lo que vale para un alumno no tiene por qué funcionar para otro y si un alumno tiene una mala experiencia no va a querer volver a salir. Y, en segundo lugar, porque existe una amplia variedad de centros.  Los hay grandes, pequeños, muy focalizados en el deporte, pasando por los que prestan especial atención a la educación artística o a la tecnología, hasta aquellos que tienen departamentos especializados en tratar problemas como la dislexia o trastornos como el TDAH, por ejemplo. 
    Los padres, en muchas ocasiones, no tienen la información suficiente para encontrar el centro que mejor se adapte a las necesidades de su hijo. Errar en esta elección puede conducir a que el alumno viva su estancia como un acontecimiento traumático, en lugar de que sea una experiencia formativa y enriquecedora.
  • Es fundamental un estudio individual de cada alumno. Es importante conocer la personalidad del estudiante. Si es introvertido, extrovertido, si es una persona proactiva o es más bien acomodaticio, así como detectar qué habilidades tiene y qué rasgos de su personalidad o de su talento se deben potenciar. Todos estos aspectos se tienen en cuenta a la hora de hacer una presentación del alumno ante el comité de admisiones del centro.
  • ¿En qué momento? ¿Durante cuánto tiempo? Los sistemas académicos varían de un país a otro. Dependiendo del año que se quiera cursar, puede ocurrir que haya centros que, como consecuencia de las exigencias académicas que se le pedirán al alumno, no permitan estancias de corta duración (ya sea un trimestre o un año). Si se elige mal el centro puede suceder que el alumno tenga que repetir curso cuando vuelva a España.
  • ¿Familia o internado? Según Montserrat Viñamata, en esta cuestión entran en juego diferentes aspectos: desde la personalidad del alumno, pasando por la cultura del país, hasta los objetivos que se pretendan conseguir. Así, por ejemplo, a la hora de elegir una familia, aunque en un principio pueda resultar más barato, hay que contar con que no todos los alumnos se adaptan bien a la vida de una familia; además, no es lo mismo una familia irlandesa, que por regla general hacen un trabajo de supervisión del alumno, a una familia alemana, que promueve la total responsabilidad del alumno, tanto en su vida personal como en sus estudios. De ahí la importancia de conocer la personalidad del alumno para poder aconsejarle adecuadamente. Y si, finalmente, se decide optar por una familia, hay que tener presente en que esta tenga hijos de la misma edad, que vayan al mismo colegio y, por supuesto, que no haya españoles en su curso o, incluso, en el colegio.
  • Un buen equilibrio de nacionalidades. Suele ocurrir que el hecho de que un centro se ponga de moda provoque un aluvión de alumnos hispanohablantes. Escuchar español por los pasillos, cuando lo que se pretende es adquirir un buen nivel de inglés no es lo más adecuado. Por otra parte, además de evitar un centro con muchos hispanohablantes, hay que eludir que una nacionalidad, que no sea la del país elegido, predomine.
  • Elegir un buen centro requiere una buena preparación para evitar disgustos. Según nuestra especialista, si lo que queremos es que nuestro hijo vaya a un buen colegio, hay que guiar al alumno paso a paso para que no tenga que preocuparse por nada y seleccionar aquel centro que se adapte a su personalidad. Es la mejor manera de viajar al extranjero innecesariamente, gastando dinero en hoteles, en hacer exámenes o entrevistas sin la garantía de que vaya a ser admitido.
  • Ir a un buen colegio no es caro. Según Montserrat Viñamata, la mayoía de los centros que se encuentran en una misma región geográfica cuestan más o menos lo mismo. Es más, mucho de ellos forman parte de alguna fundación sin ánimo de lucro donde prima la calidad, y no por ello tiene que suponer un gran desembolso económico. Por estas razones hay que preparar bien al alumno para que entre en el mejor colegio posible según sus capacidades  y, por supuesto, sin olvidar el coste económico.
  • Internados sin internos. Existen algunos internados, particularmente los que se encuentran cerca de las grandes ciudades, que casi no tienen internos porque los alumnos vuelven a casa después de clase. Incluso, hay internados que se quedan vacíos los fines de semana. Para evitar que el alumno se pase un fin de semana dando vueltas por instalaciones vacías es importante conocer el número de internos que tiene el centro y, también muy importante, saber que actividades se organizan los fines de semana.
  • ¿Qué países suelen elegir los españoles para que estudien sus hijos? En primer lugar, Reino Unido, que cuenta con un gran prestigio internacional, liderando los rankings de los mejores internados educativos; le sigue Canadá, un país con uno de los mejores sistemas educativos del mundo, que además tiene precios muy competitivos y casi no existe diferencia entre los colegios públicos y privados; en tercer lugar, Estados Unidos, otro de los destinos preferidos por los españoles para que sus hijos estudien en el extranjero y donde hay que destacar la enorme variedad de centros con los que cuenta; Irlanda, un país de tradición católica, que se ha convertido en uno de los lugares más populares entre los hispanohablantes; Francia, país donde el nivel de exigencia es bastante elevado porque es obligatorio que el alumno hable el idioma antes de cursar un año en su sistema y, por último Suiza, un destino que se caracteriza por apreciables diferencias en su nivel educativo y que requiere del consejo de un experto porque muchas veces el precio no refleja la calidad de la enseñanza.

Más sobre

Regístrate para comentar