Estos son los mitos más comunes en torno a la alimentación de las embarazadas

¿Qué comer? ¿Cuándo comer? ¿Cómo comer? La Fundación Española de la Nutrición 'desmonta' las leyendas más frecuentes acerca de la dieta de las futuras mamás

Recomendaciones, consejos, prohibiciones… Desde el momento en el que una mujer anuncia su estado de buena esperanza, son muchos los mitos y leyendas que llegarán a sus oídos en torno a la alimentación que debe mantener durante los nueve meses de embarazo. Sin embargo, toda esta información trasmitida por familiares y amigos -o vista en Internet- en cuanto a la comida, en la inmensa mayoría de ocasiones, resulta ser errónea.

¿Qué comer? ¿Cuándo comer? ¿Cómo comer? La dieta de una embarazada debe ser, al igual que en la población en general, variada, moderada y equilibrada, que aporte los nutrientes necesarios para que la embarazada tenga una adecuada preparación a su nuevo estado y consiga una ganancia de peso apropiada. Estas son las principales pautas y conclusiones de la Fundación Española de la Nutrición, que ha estudiado (y desmontado) los mitos y creencias más frecuentes acerca de la alimentación en periodo gestacional.

Leer: Superado el primer trimestre de embarazo, ¿y ahora qué?

Debo ganar 15 kilos al final del embarazo

Es cierto que se tiene que producir un incremento del peso con una reserva energética total de 75.000 kcal aproximadamente, pero debe ser paulatino y controlado. En el primer trimestre se debe aumentar las calorías con una ingesta extra diaria de 300 kcal, para el segundo 340 kcal y 452 kcal para el tercer trimestre. Sin embargo, la ganancia de peso durante el embarazo depende de la situación nutricional que la embarazada presente antes y durante el periodo de gestación. Por lo tanto, la futura mamá no debe ganar necesariamente un número determinado de kilos.

Se debe comer por dos

La alimentación de la madre cumple un rol fundamental para cubrir adecuadamente las necesidades del feto y permitir su desarrollo. Sin embargo, no se trata de 'doblar' el consumo de alimentos, sino de que la dieta incluya los nutrientes necesarios para la mamá y el futuro bebé. Tanto es así que ese erróneo mito de 'comer por dos' puede provocar complicaciones durante el embarazo y derivar en difíciles patologías, como la diabetes gestacional.

Embarazada comiendoVER GALERÍA

Decir no a los antojos dejará una marca en la piel del bebé

Al igual que el rechazo a determinados productos, los conocidos como 'antojos', esos fuertes impulsos por comer alimentos específicos, son algo más que habitual entre las embarazadas. Sin embargo, a pesar de que muchos creen que si no se satisfacen los antojos estos quedarán marcados en la piel del futuro bebé, según la Fundación Española de la Nutrición, no existe ningún estudio que relacione con las manchas en la piel con estos caprichos.

Tener sobrepeso antes y durante el embarazo no afecta al bebé

La situación nutricional en la que se encuentra la madre es fundamental para el desarrollo del bebé. Tanto es así que, entre las mujeres que presentan un índice de masa corporal alto, existe un mayor riesgo de complicaciones.

 Las embarazadas no deben tomar cafeína

Es uno de los mitos más difundidos (y falsos) sobre la alimentación de las embarazadas. Sin embargo, está demostrado que una ingesta moderada no produce ningún efecto adverso ni problemas en el desarrollo del bebé.  

Consumir comidas picantes es perjudicial para el bebé

No, el consumo de alimentos picantes no afecta negativamente al bebé. No obstante, sí que podría alterar la función digestiva de la madre, con náuseas, reflujo y acidez, incrementando los malestares propios del embarazo.

Hacer ejercicio puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo

Posibles complicaciones, aborto espontáneo… Una de las grandes dudas que asalta a las mujeres en estado es si la práctica deportiva es perjudicial o no para el bebé. Sin embargo, no hay nada de malo en realizar ejercicio, siempre que sea moderado y regular durante todo el periodo de embarazo. Numerosos estudios demuestran que el deporte durante la gestación es positivo, tanto a nivel físico como psicológico, y las mujeres que realizan habitualmente ejercicio pueden mantener su rutina.

ejercicioVER GALERÍA

Si nunca antes se ha practicado ejercicio, no se debe iniciar bruscamente. La Fundación aconseja evitar movimientos difíciles y posiciones incómodas, comenzando con un ejercicio continuo durante 15 minutos 3 veces a la semana, hasta conseguir aumentar la sesión hasta los 30 minutos.

Más sobre

Regístrate para comentar