Claves para superar la ansiedad en época de exámenes

Estamos prácticamente en la recta final del curso y muchos adolescentes se ven sometidos a la angustia que provocan los exámenes. Si este es el caso de tu hijo, te contamos cómo hacerle frente.

Las últimas notas del segundo trimestre son un buen predictor de cómo va a terminar el curso y eso lo saben tanto los alumnos como sus familias. Por eso, la recta final del curso significa una presión añadida frente al resto de meses anteriores. Sin embargo, la presión no sólo es para los estudiantes que han suspendido, también es para aquellos que han bajado sus notas y aquellos que quieran seguir manteniendo su rendimiento académico. Por regla general, los estudiantes que sufren más ansiedad son aquellos que tienen una personalidad exigente y perfeccionista con ellos mismos (se frustran porque no logran cumplir sus altas expectativas) y aquellos en los que todo se reduce a aprobar o suspender (no haber estudiado, pero saber que todo depende de ese examen no ayuda a estar relajado).

Lee: Consejos para rendir más en los exámenes

Al final, ya se esté en un perfil u otro, las notas se convierten en el centro del agobio de tu hijo y ese exceso de presión lleva consigo una serie de síntomas que es necesario conocer para lograr superar la ansiedad con éxito.

Síntomas de ansiedad
 

  • Mentales: Antes o durante el examen aparecen pensamientos negativos debido a la preocupación excesiva por fracasar en los exámenes y cómo se ven a ellos mismos al suspender. Si no se consiguen controlar esos pensamientos pueden provocar falta de concentración, tanto antes como durante el examen. Por ejemplo, “no lo conseguiré”, “la voy a fastidiar seguro”, “todo me sale mal” “tengo que aprobar o me quedaré sin vacaciones.
  • Fisiológicos: Muchas veces se suelen ignorar las señales que nuestro cuerpo nos envía porque pensamos que tienen que ver con un problema de salud físico. Por tanto, al no encontrar la solución adecuada empezamos a notar taquicardia, dificultad para respirar, boca seca, sudoración, excesivo movimiento, dolor de cabeza o de estómago, náuseas, mareos, alteraciones del sueño
  • Conductuales: La respuesta más normal ante la ansiedad es ignorar, huir o tratar de evitar la situación. Todo ello, sólo consigue aumentar más la ansiedad y que tu hijo se bloquee durante el examen.
     

Estrategias para superar la angustia que provocan los exámenes
 

Actitud positiva

Es difícil mantener una actitud positiva siempre y no caer en pensamientos negativos. Quizás por eso, lo mejor es:

  • Deporte para neutralizar ese exceso de reflexión durante el estudio.
  • Tener una frase que se repita una y otra vez mientras está haciendo el examen para neutralizar sus pensamientos negativos o incluso que la anote en algún lugar dónde pueda verlo el día del examen y le dé ánimos.
  • No lo reduzcas todos a los resultados académicos y elógialo por otras tareas o actividades que haga bien. De ese modo reforzarás su autoestima.
  • Recuerda situaciones de examen en que consiguió hacerlo adecuadamente y analiza con él las claves que le ayudaron en situaciones así.
  • Las emociones se transmiten, así que sería indispensable que los padres tomen una actitud relajada, porque si tú estás nervioso, él también lo estará.
     

Vida saludable

En vez de una actitud de huida y de ponernos al límite, lo mejor es tratar de calmar y aliviar los síntomas de nuestro cuerpo a través de:

  • Rutinas saludables (dormir 8 horas, comer, aunque no tengamos hambre, beber mucha agua…), porque cuando sentimos ansiedad todo eso se olvida y sólo nos centramos en el examen. Sin embargo, su cuerpo también necesita hacer descansos. Estudiar la noche antes del examen puede que le sirva para aprobar, pero no le ayudará a aprender a manejar su ansiedad.
  • La respiración profunda días antes del examen. Es preciso que realice respiraciones una semana antes del examen cada vez que se va a dormir o se levanta por la mañana para que de ese modo llegue al examen más relajado y no acumule la tensión una semana antes. Aunque pueda resultar sencillo, son recursos que son muy efectivos y aparecen en la base de muchos tratamientos psicológicos para superar la ansiedad.
     

Organización

La clave para reducir la ansiedad es planificar el estudio y estudiar diariamente porque, aunque suene a tópico, sigue siendo el talón de Aquiles de muchos estudiantes. Por eso, si tu hijo sufre de ansiedad:

  • Es necesario que divida la tarea en pequeños bloques para que no se le amontone el trabajo.
  • Es importante recrear una situación de examen mediante simulacros de examen con la estructura, el tiempo e incluso con distracciones para que pueda practicar.
     

Comunicación sin prejuicios

Muchas veces los niños tratan de no hablar de ello porque piensan que se están volviendo locos o que nadie les creerá y pensarán que son excusas para justificar sus notas. Sin embargo, es importante que:

  • Si tu hijo es perfeccionista es necesario ayudarle a aliviar la presión y no regañarle o reprocharle delante de todos sus amigos u otras personas el tema de las notas. Si le restas importancia en las conversaciones, él aprenderá a hacerlo también.
  • No juzgues a tu hijo e incluso solicita la ayuda de un profesional para que resuelva esos problemas de ansiedad, si veis que no conseguís solucionarlo por vosotros mismos.
Nuria G. Alonso es psicóloga y fundadora de Ayudarte Estudio de Psicología

Más sobre

Regístrate para comentar