Aumento de peso en el embarazo: Por qué y cómo controlarlo

Es normal que el cuerpo tienda a ensancharse para albergar a la nueva vida que crece en tu interior, algo que notarás desde el principio en zonas clave como los senos o las caderas

Cuándo te dan la feliz noticia de que estás embarazada, comienza una etapa maravillosa en tu vida. Dentro de unos meses darás a luz a tu bebé y será uno de los mejores momentos de tu vida como mujer, pero, sobre todo, como madre, al sentir por primera vez el tacto de tu hijo.

Pero hasta entonces experimentarás sensaciones, emociones, y cambios en tu cuerpo. Habrás leído o escuchado que algunas mujeres tienen algunos síntomas durante el embarazo y que no todas lo viven de la misma manera. Algunos de ellos se focalizan en los primeros 3 meses, donde puedes llegar a sufrir náuseas, vómitos o aversión hacia ciertos alimentos. Si esto ocurre, el primer trimestre de embarazo será algo molesto.

Además, hay otros síntomas que puedes padecer durante todo el período como el cansancio, el hambre o el sueño. Aunque si preguntas a la mayoría de las mujeres que están embarazadas o que lo han estado, una de sus mayores preocupaciones, junto a que el bebé se desarrolle bien es coger exceso de peso.

sintomas de embarazo2VER GALERÍA

Dos puntos clave: caderas y senos

El aumento de peso durante el embarazo se debe a que a medida que tu bebé crece dentro de ti, tu cuerpo debe adaptarse a ese cambio para albergarlo sin dificultad hasta el final, de ahí que se ensanche. Otra de las posibles causas que te hace aumentar de peso es la retención de líquidos. En todo caso, se considera uno de los síntomas más comunes, ya que puedes experimentarlo desde las primeras semanas, sobre todo, en partes como las caderas y los senos.

A lo largo del proceso de gestación, el promedio de aumento de peso de una mujer es de 10 a 14 kilos, aunque la gran mayoría de ellos se producen en los últimos meses. Por eso es importante que te controles durante estos próximos meses para que el aumento no sea desproporcionado.

Puedes tener algunos hábitos saludables como llevar una dieta equilibrada, beber 2 litros de agua al día y practicar ejercicio moderado para que te ayude a mantener a raya tu peso y que si éste aumenta sea por la propia naturaleza del proceso y no por una alimentación inadecuada.

Evita caer en la tentación de los antojos

A pesar de estos hábitos, puede ser que en algún momento te apetezca comer porque te entra un hambre repentina, lo que conocemos como antojos. Pero intenta no caer en la tentación de tomar algo dulce, snacks o fritos. Sustituye este tipo de aperitivo por otros más saludables como fruta, queso fresco, yogur o galletas integrales.

Pero si las náuseas o los vómitos del primer trimestre te han hecho perder peso, acude a tu ginecólogo para que te indique qué puedes hacer. Lo más normal es que no sea realmente significativo, aunque dependiendo del peso que hayas perdido, pueden realizarte una analítica para ver si los niveles están correctos. Si esto es así, unido a que el desarrollo de tu bebé es el adecuado según te examine el especialista, no deberías de preocuparte.

Más sobre

Regístrate para comentar