Mamás primerizas

Cinco pautas que te ayudarán con la lactancia de tu bebé

Quedarse sin leche, despertar o no al bebé o no saber si se está haciendo bien son algunas de las cuestiones más frecuentes que más preocupan a los padres durante el periodo de lactancia

¿Cuánto deben durar las tomas?, ¿hay que darle agua o algún otro líquido al bebé que toma pecho?, ¿debo despertar al niño para que coma? Si acabas de ser mamá probablemente te hayas preguntado esto en más de una ocasión, y es que la lactancia, junto al colecho, es uno de los temas que más debate genera en torno a la crianza. Lo cierto es que la lactancia tiene numerosos beneficios tanto para la madre como para el bebé.
Además de las bondades que aporta a la nutrición de los niños, entre sus ventajas destaca la de proteger al bebé de infecciones, reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes y mejorar sus sistemas fisiológicos. La madre también disfruta de los beneficios de la lactancia pues, no solo fortalece el vínculo con su hijo sino que dar el pecho le ayudará a regular el tracto intestinal, acelerar la involución uterina y reducir el riesgo de hemorragias y de enfermedades, como cáncer de mama o diabetes.

lactanciamadreVER GALERÍA

Una vez dado el paso para disfrutar de los beneficios de la leche materna, lo que más preocupa a madres y padres es saber si su hijo está reaccionando de forma correcta al periodo de lactancia, aunque no existen unas reglas marcadas sobre qué es lo correcto o incorrecto en este ámbito. Los estudios realizados al respecto demuestran que lo que se considera ‘normal’ abarca un gran abanico de posibilidades que responden a las necesidades del bebé. Para que el periodo de lactancia no suponga un quebradero de cabeza Montse Robles, matrona, diplomada en enfermería y asesora de lactancia de Medela, te da unas pautas que harán más fáciles estos primeros meses.

  • No hay un número fijo de tomas
    Lo primero que hay que tener en cuenta es que va a ser el bebé quien marque el ritmo de las tomas porque la lactancia es un periodo a demanda y es el bebé quien decide cuándo comer. Según los expertos, el número de tomas suele oscilar entre las 4 y las 13, aunque esto dependerá de lo que ingiera el bebé en cada toma. Tampoco hay que preocuparse por el tiempo que pase el niño mamando, hay bebés que pueden aguantar hasta una hora en el pecho, pero serán ellos quienes se aparten cuando estén llenos. Es por eso que no debemos fijarnos en lo que hacen otros bebés, da igual que tu hijo pida comer a menudo para mamar de manera breve o si prefiere tomas más largas, lo que importa es que el bebé vaya creciendo y ganando peso como le corresponde. Además hay que tener en cuenta que, debido al metabolismo, los niños suelen ingerir más que las niñas.Tampoco debe preocuparte que tu hijo duerma muchas horas seguidas y no se despierte para comer, la falta de alimento será compensada con tomas de mayor duración.
  • No tengas miedo a quedarte sin leche 
    Tu producción de leche tarda unas semanas en regularse, por lo que no hay de qué preocuparse si las primeras semanas tienes altibajos. De todas formas debes saber que tu producción  de leche será siempre mayor de la que el bebé va a demandar. Los bebés consumen aproximadamente el  67% de leche que produce un pecho para la toma, aun así hay una serie de señales que indican que el bebé está tomando suficiente leche como, por ejemplo, que realice de dos a cinco deposiciones cada 24 horas, gane entre 120-210 gramos por semana o que se le oiga tragar cuando está mamando.
  • Cambiar de pecho no es obligatorio
    Aunque es aconsejable variar el pecho en cada toma para evitar las molestias por acumulación de leche, no es condición sine qua non. De hecho solo 30% de los lactantes se alimenta exclusivamente de un pecho, y es que los bebés tienen diferentes patrones de comportamiento en la lactancia. 
  • La extracción también es una opción
    No hay ninguna contraindicación que impida combinar el pecho con el biberón, de hecho los biberones actuales imitan la forma y funcionalidad del pezón y permiten al bebé succionar de igual manera que si fuese el pecho. Además extraer la leche también es útil para esos momentos en los que no puedes alimentar tú misma al bebé o incluso para reducir las molestias por la acumulación de leche. 
  • Leche materna y otros alimentos 
    La leche materna es lo único que necesita tu hijo durante los primeros seis meses de vida. A partir de ese momento podrás combinar la lactancia con zumos, agua u otros alimentos. Si llegados a este punto todavía dudas sobre cuando empezar a incluir los sólidos en su dieta debes saber que existen señales que nos indican que ya está preparado como, por ejemplo, que sea capaz de sostener la cabeza, sentarse sin apoyarse en nada o  abre mucho la boca cuando se le ofrece comida  

Más sobre

Regístrate para comentar