¡Fin de semana a caballo! Un plan para descubrir los beneficios de la hípica

El próximo 23 de noviembre se celebra 'Madrid Horse Week' un evento dedicado a la hípica donde los niños podrán disfrutar de todos los secretos de este deporte

Adquirir valores, ponerse en forma o favorecer la coordinación son algunas de las bondades de la equitación. Se trata de uno de los deportes más completos ya que sus beneficios afectan tanto a la parte física como a la emocional. Es por esto que cada vez se utiliza más la equinoterapia como tratamiento alternativo para aliviar distintos trastornos psicológicos y físicos en los niños.

Aunque a priori pueda parecer un deporte elitista, lo cierto es que esta disciplina cada vez suscita más interés entre niños y adultos, algo que podrás comprobar el próximo 23 de noviembre en Madrid Horse Week. Se trata de un evento en el que la equitación es la gran protagonista y que este año prestará especial atención a los niños haciéndoles partícipes de competiciones, espectáculos y hasta siendo ellos mismos quienes cuiden de los ponys en el ‘Pony Park’. La cita tendrá lugar en los pabellones 12 y 14 del Parque Ferial Juan Carlos I y se prolongará hasta al 26 de noviembre, las entradas están ya a la venta en www.madridhorseweek.com/.

Si aún no te ha convencido el plan y todavía dudas a la hora de hacer de la equitación la nueva disciplina favorita de tus hijos, deberías saber que se trata de mucho más que un deporte. ¡Toma nota de todos los beneficios que puede aportar la hípica al desarrollo de tus hijos!

hipica-hijosVER GALERÍA

Corrige la postura y estimula la musculatura

La equitación es una práctica excelente para desarrollar la musculatura de los niños y fortalecer las articulaciones, lo que ayuda a disminuir la espasticidad o, lo que es lo mismo, evita que los músculos se contraigan. Además también es el deporte perfecto para corregir la postura, ya que ayuda a regular el tono muscular y acentúa la disociación de la cintura pélvica y escapular necesaria para conseguir una figura erguida. El equilibrio es otro de los puntos que se mejora gracias a la equitación y que a su vez potencia el sentido de la orientación y la coordinación. Al tener que estar alerta ante los posibles cambios de ritmo del caballo, también se favorece la coordinación motriz y los reflejos.

Ayuda a que se socialicen

A diferencia de otros deportes, en la equitación el niño debe conectar con el animal y crear un vínculo que le permita manejarlo. La hípica requiere un trabajo de equipo entre el pequeño y el caballo, algo fundamental pues de lo contrario el niño no podrá moverse de su sitio. Esto le enseñará a cuidar y respetar a los animales y le ayudará a estimular la comunicación verbal y no verbal primero con el equino y, más tarde, con el resto de personas. Además, gracias a estar en contacto con los animales, la equitación estimula valores positivos como el amor por la naturaleza, la responsabilidad y el sentido del deber.

Potencia la concentración

El jinete no solo tiene que regular sus movimientos, también tiene que controlar los del caballo, por tanto la destreza y la concentración son fundamentales para la equitación. El niño debe concentrarse en el camino para poder guiar al animal y estar muy focalizado en la técnica para que este le haga caso. Al igual que ocurre con la socialización, primero la concentración se práctica con el caballo y luego se extrapola a otros factores de su vida.

Un plus de autoconfianza, autoestima y autocontrol

Una vez que ya han aprendido la técnica y están cómodos cabalgando a lomos del caballo, los niños adquieren un extra de seguridad que les ayuda a potenciar su autoestima. A base de prueba y error, la hípica también inculca a los niños ese autocontrol que necesitan para saber gestionar sus errores, pues una vez subidos al caballo son los únicos responsables de lo que pasa. La autoconfianza también se ve favorecida con este deporte, pues estar en contacto con un animal les ayuda a enfrentarse a posibles temores y a regular sus emociones.

Más sobre

Regístrate para comentar