Cómo saber en pocos días si estás embarazada

Los cambios hormonales que tu cuerpo está experimentando para dar cabida a una nueva vida se traducen en agotamiento generalizado, fatiga, hipotensión y una mayor sensación de sueño durante toda la jornada, entre otros

En un ciclo menstrual normal de 28 días, el embarazo suele tener lugar justo en la mitad de éste, que es cuando estás en tu período más fértil. El óvulo que ha sido fecundado se implanta en la pared uterina. Es cuando la hormona hCG (gonadotropina coriónica) empieza a ser segregada por la placenta, provocando así los primeros síntomas de embarazo en el cuerpo. Razón por la cual, es posible notarlos  antes de la primera falta menstrual.

Hay mujeres que notan los síntomas del embarazo desde la primera semana de la concepción y hay muchas otras que no tienen ningún síntoma hasta que no es muy evidente. Depende de cada persona.

Pistas que te pueden orientar

A continuación, te damos algunas pistas para que puedas identificar cuáles son estos síntomas durante las primeras dos semanas de embarazo:

  • Cansancio generalizado: Los cambios hormonales que tu cuerpo está experimentando para dar cabida a una nueva vida se traducen en agotamiento generalizado, fatiga, hipotensión y una mayor sensación de sueño durante toda la jornada.
  • Cambios en los senos: Puedes experimentar un aumento en la sensibilidad en las mamas, en su tamaño y un oscurecimiento de las aureolas. Incuso puede salirte alguna erupción a su alrededor.
  • Aumento del flujo vaginal: Sentirás que tu flujo vaginal aumenta, su textura es más gruesa y de un color blanquecino aunque sin olor. Esto es debido al aumento de la producción de estrógenos. Este moco cervical es lo que acaba formando un tapón, cuya función es proteger la entrada del útero de microorganismos y bacterias nocivas.

embarazo1VER GALERÍA

  • Mayor micción: El aumento en la frecuencia al orinar es debido a que existe un aumento en la producción de sangre y otros fluidos en tu cuerpo que tienen por objetivo proveer al feto de lo necesario para que pueda desarrollarse de forma exitosa.
  • Dolor abdominal e hinchazón: Debido a todos los cambios internos que están teniendo lugar en tu interior y a la nueva vida que se está gestando dentro de ti, tu abdomen comenzará a hincharse y no dejará de hacerlo hasta que des a luz. La retención de líquidos es también responsable de esta hinchazón abdominal. Las primeras semanas puedes experimentar pequeños cólicos parecidos a los que tienen lugar durante la menstruación que pueden estar acompañados por un leve dolor de cabeza.
  • Leve sangrado vaginal: También llamado sangrado de implantación. Puede que experimentes un pequeño sangrado de coloración rosa claro o marrón oscuro. Esto sucede al sexto u octavo día después de la fecundación y es debido al mismo proceso de implantación.
  • Cambios en el olfato: Los estrógenos también son los responsables de una mayor sensibilidad olfativa durante el primer trimestre de gestación. Olores que antes no percibías pueden dar lugar a alteraciones en tu percepción olfativa. Olores que de repente no soportas o al revés. Motivo por el que puede que ciertos alimentos te produzcan rechazo y otros que antes no te gustaban te apetezca  mucho comerlos.
  • Aumento de la temperatura basal: Cuando estás embarazada tu temperatura basal puede aumentar hasta un grado de forma generalizada.
  • Mareos, nauseas y vómitos: Suelen aparecer a primera hora de la mañana. Justo al despertar.  Es uno de los síntomas más evidentes y no desaparece hasta que no entras en el segundo trimestre de embarazo.

El síntoma más evidente es la falta de menstruación pero, hasta que llegue la fecha en la que se supone que tiene que bajarte la regla, con estas pistas, puedes llegar a tener una ligera idea de si estás o no embarazada.

Escucha tu cuerpo, guíate por tu instinto y cerciórate con un test de embarazo. Será la prueba definitiva.

Más sobre

Regístrate para comentar