Diez cuentos infantiles para potenciar la educación emocional de tus hijos

Educar a los niños en el conocimiento siempre es necesario, pero aún lo es más que aprendan a convivir en sociedad, a gestionar sus sentimientos y a sentir empatía.

Si se tuviera que resumir la labor de unos padres en un solo mandato, éste sería educar a sus hijos emocionalmente. Los conocimientos siempre se pueden adquirir pero prepararse para vivir en este mundo, con sus alegrías y sus penas, sus esperanzas y frustraciones, es fundamental. Y la mejor ayuda para que los más pequeños comiencen a situar sus emociones de una forma tranquila y sosegada es la literatura infantil.

Las mejores historias para hablar de emociones

- Monstruo triste, monstruo feliz. Comenzamos con un curioso y original libro desplegable, pensado para que los más pequeños vayan descubriendo entre sus páginas diferentes máscaras con las cuales podrán identificar los diversos estados de ánimo, humores y sentimientos que experimentan los monstruos.

- Recetas de lluvia y azúcar. Una pequeña joya en forma de libro. Consiste en una recopilación, en forma de recetario, de todo tipo de emociones; se describen de una manera curiosamente surrealista. Hecho el planteamiento, a continuación ofrece “recetas” que ayudarán a los más pequeños a manejar esos sentimientos de manera efectiva. Aprenderán cómo dejar de estar enfadados o cómo ser cariñosos, entre otras útiles lecciones.

- El elefante y la margarita. Esta narración cuenta en verso la historia del amor entre un elefante y una margarita. Un amor imposible que nos deja un sabor agridulce pero que nos enseña tres importantes moralejas como, por ejemplo, que lo contrario al amor siempre es el miedo.

- La isla del abuelo. Una obra importantísima si queréis que vuestro hijo aprenda sobre el amor incondicional de la familia y sus miembros, que siempre estarán con él, pase lo que pase. A través de la bella historia de Leo y su abuelo, los más pequeños empezarán a entender la importancia que tendrán en su vida y el papel que jugarán en ella sus seres más queridos.

- No necesito amigos. Si el cuento anterior ahondaba en el rol de la familia, en éste se aborda de una forma muy divertida el fundamental papel de los amigos. Y, sobre todo, enseña que la amistad no está destinada tanto a los buenos momentos como a los malos.

cuentos-ninos1VER GALERÍA

- Los fantasmas no llaman a la puerta. Los peores sentimientos que puede sentir una persona a lo largo de su vida, aparte de uno de los más inútiles, son, sin duda, los celos. No conducen a ningún lado y producen mucho dolor. Éstas son las lecciones que intenta transmitir esta maravillosa historia sobre los amigos el Oso y la Marmota.

- Un rey muy testarudo. Este cuento nos presenta a Tolot, un rey muy cabezota que encierra en las mazmorras a cualquiera que le lleve la contraria. Los más pequeños aprenderán que no siempre tienen por qué llevar razón y que siempre es mejor escuchar a los demás que encerrarse en uno mismo.

- Cuando desapareció el mar. Uno de los valores más importantes que han de recibir las futuras generaciones en el amor por el planeta en el que viven y la solidaridad para hacer de él un sitio mejor. Para ello, se puede comenzar con esta historia sobre Alexandre, un niño que busca devolver el mar al lugar del que lo expulsaron las máquinas.

- Las emociones de Nacho.  Un libro para los más pequeños, donde podrán iniciarse en el conocimiento de las distintas emociones y sus reacciones más comunes. Los niños se sentirán identificados con su protagonista y de forma divertida asimilarán conceptos que les servirán para conocerse mejor a sí mismos.

- Gajos de naranja. La vida trae consigo muchos momentos de pérdida y no siempre es fácil plantarles cara. En este cuento, se trata una de esas situaciones que los niños pueden vivir, que es la pérdida de los abuelos. Una historia delicada, dulce y bellísima que resume toda una lección de vida.

More about

Read more