Se busca... canguro bilingüe

Aunque no dominen el idioma de Shakespeare, los padres españoles son conscientes de la importancia que tiene incrementar las horas lectivas en inglés y potenciar el que las nuevas generaciones hablen con soltura otros idiomas

Seis de cada diez españoles ni escribe ni habla inglés. Al menos esos son los datos a los apuntaba el barómetro del CIS en el año 2014: si después de doce años tras la implantación en España del sistema de enseñanza bilingüe, los 'peques' aún vienen a casa con deberes en inglés, a menudo se encuentran con una ausencia de conocimientos por parte de los mayores. Esta situación genera un vacío al que, desde hace algún tiempo, los papás y mamás menos duchos con los idiomas intentan dar respuesta de distintas maneras.

Aunque no dominen el idioma de Shakespeare, los padres españoles son conscientes de la importancia que tiene incrementar las horas lectivas en inglés y potenciar el que las nuevas generaciones hablen con soltura otros idiomas, para abrirse puertas en el terreno laboral cuando sean mayores. El mismo estudio del CIS desvelaba que el 40% de los españoles cree que la importancia que se da al inglés sigue siendo deficiente, especialmente comparado con otros países europeos que no son angloparlantes pero que tienen el inglés como segunda lengua.

Una reciente encuesta realizada por Quierocanguro, una plataforma que pone en contacto a familias con profesionales canguros y que tiene presencia en cinco países europeos, arroja interesantes datos al respecto: en España cuatro de cada diez familias quieren que la canguro hable a sus hijos en inglés, y lo que es más más, estas cifras colocan a España a la cabeza de esta tendencia respecto a otros países, incluidos otros Mediterráneos como Italia. Si nos vamos más al norte, en los países escandinavos, donde los niños reciben clases de inglés desde los primeros años de escolarización, la mayoría de la población habla inglés como segundo idioma y la demanda de canguros bilingües cae en picado: en Noruega el porcentaje de padres que buscan canguro que hable inglés se sitúa en un 17,65%, mientras que en Finlandia son un 12,50% y en Holanda un 6,25%. En Dinamarca el porcentaje de padres que busca una canguro bilingüe o nativa es directamente del 0%.

Los datos vienen a demostrar que un modelo educativo bilingüe de calidad desde una edad temprana permite el dominio de una segunda lengua en edad adulta.

¿CUÁNTO ME VA A COSTAR UNA CANGURO BILINGÜE?

Esta figura al alza en España reúne además una serie de características específicas. "Los padres quieren que la canguro bilingüe, además de recoger a los niños del colegio o cuidar de ellos durante el día, pueda ayudarles con los deberes cuando es necesario, y realizar las rutinas del día a día en inglés, para ir introduciendo el idioma de forma natural", explica Patricia Adam, responsable de comunicación de Quierocanguro. "Ante la escasez de niñeras bilingües o nativas, muchas familias optan por canguros con un alto conocimiento de inglés, estudiantes de Filología Inglesa o aquellas canguros que tienen titulación específica". Hay que tener en cuenta que muchas de las canguros nativas por regla general suelen estar de paso, bien estudiando español o algún curso universitario. "En estos casos los padres deben valorar qué les compensa más, si la permanencia de una misma persona con un alto nivel en otro idioma, o la contratación temporal de una canguro nativa o bilingüe".

Deendiendo de esta decisión, el coste de la canguro bilingüe puede ser uno u otro. Según los datos de esta plataforma, una canguro cobra de media por hora en España entre 6 y 10 euros. El precio por hora para canguros bilingües o nativas, por otro lado, puede incrementarse por encima de los 10 euros en algunos casos.

LOS OTROS IDIOMAS QUE NO SON INGLÉS

¿Y qué pasa con los terceros idiomas? "El inglés es el idioma más demandado debido a la implantación del sistema de enseñanza bilingüe en inglés, tanto en colegios públicos como concertados", explica Patricia. "El conocimiento de un tercer idioma se plantea más como un valor diferencial de cara al futuro, y de ahí que los modelos plurilingües se vayan extendiendo en España. Por detrás del inglés se solicitan el francés, el alemán y el chino mandarín, porque se ofertan en muchos centros educativos. El objetivo de los padres no solo es que sus hijos tengan más oportunidades laborales en el futuro, sino que son conscientes de que los idiomas son más que necesarios en un mundo en el que el mercado laboral tiende a internacionalizarse". 

Es precisamente el carácter globalizado del mundo en el que crecerán nuestros hijos el que ha ido marcando la tendencia en la manera en que afrontamos la educación por idiomas o incluso el aprendizaje de otras culturas. "Los resultados del estudio que hemos realizado entre familias a nivel europeo muestran datos muy interesantes. En la mayoría de países del norte de Europa la demanda de canguros bilingües o nativas es infinitamente menor que en España, porque estos países cuentan con un alto nivel de competencia en inglés como segunda lengua. Lo curioso es que en España sucede exactamente lo mismo con familias internacionales: si el padre o la madre (o ambos) son nativos o bilingües en inglés, no cuentan con esta necesidad. Los padres que solicitan este perfil específico suelen ser familias que no hablan inglés o que cuentan con un nivel bajo, y que tienen dificultades para ayudar a sus hijos con los deberes".

"Es indiferente que se trate de un bebé o de un niño en edad escolar", puntualiza Patricia. "De hecho, muchas guardería en España ya desarrollan actividades hablando exclusivamente en inglés, para ir introduciendo de forma progresiva el idioma. Puede ser de 0 a 3 años o en edad escolar".

CANGURO BILINGÜE VS. CAMPAMENTOS Y 'AU PAIR'

Durante muchos años, la figura de la au pair ha sido la figura de moda a la hora de suplir la demanda de personas que hablasen en inglés con los niños en el entorno familiar: estudiantes extranjeras que son acogidas por la familia, que viven en casa con nosotros y que reciben como remuneración comida y alojamiento a cambio del cuidado de los niños. Aunque esta figura suple la escasa oferta de canguros nativas que hay en España, también tiene sus desventajas. "Una canguro no duerme en el domicilio familiar ni convive con ellos. Es un perfil accesible para muchas familias ya que no tienen por qué contar con un dormitorio extra, se puede establecer un periodo de prueba y es más sencillo acabar dando con la persona adecuada".

Quizá por eso el perfil que más demandamos en España es la canguro que puede hacerse cargo de los 'peques' durante las vacaciones de verano, y la que viene por las tardes para recoger a los niños del colegio y hacer los deberes. "En España los niños cuentan con casi tres meses de vacaciones, comparado con el mes de vacaciones de los padres. En los casos de familias numerosas, la opción de la canguro bilingüe es más económica que por ejemplo un campamento de idiomas".

Más sobre

Regístrate para comentar