¿Por qué habla todo el mundo sobre el consumo de panga en los 'coles'?

Este pescado de origen vietnamita es popular en los comedores escolares por su bajo precio, y ha revolucionado a las asociaciones de padres por la posible presencia de mercurio y otras sustancias tóxicas en su carne

Hasta hace muy poco el panga no era más que una variedad de pescado, económica y disponible en casi todas las pescaderías, a la que no se prestaba mayor atención más allá de si incluirlo o no en la lista de la compra. Sin embargo, y desde que a principios de enero, más de 2.000 comedores escolares han comenzado a retirarlo de sus menús a causa del aluvión mediático que ha acompañado a este pescado después de que dos peticiones en la plataforma change.org para prohibir su consumo en los 'coles' generase un efecto dominó entre asociaciones de padres de distintas Comunidades Autónomas.

ninos-panga-01zVER GALERÍA

¿De dónde viene exactamente la polémica? El panga es un pescado blanco de agua dulce que originalmene se encuentra en el sur del Oceáno Atlántico y en el Índico, aunque las variedades que se comercializan en España proceden de criaderos y piscifactorías en Asia, concretamente en el delta del Mekong en Vietnam, y donde, según apuntan las voces críticas con su importación y consumo, no se respetarían el control de vertidos a los ríos, dando lugar a pesacados con alto contenido en mercurio y otros metales pesados.

Las peticiones, localizadas ambas en Andalucía, lograban alcanzar gran repercusión (una de ellas con casi 10.000 firmas), y de ahí a la polémica a nivel nacional ha habido solo un paso y muy pocas semanas de diferencia: seis colegios de Cádiz retiraban el panga de sus comedores escolares de manera casi inmediata -todos ellos pertenecientes a la misma cadena de restauración, que ya entonces puntualizaba proceder a su retirada más por la presión de los padres que por falta de requisitos sanitarios en el pescado-, y más adelante también lo hacía la cadena de supermercados Carrefour, que puntualizaban entonces que su retirada respondía a "las dudas que existen sobre el adverso impacto de las granjas de panga en el medio ambiente".

La cosa no quedaba ahí y días más tarde, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos solicitaba al Ministerio de Sanidad retirar el panga y la tilapia, otro tipo de pescado asociado a la misma polémica, de todos los comedores escolares a nivel nacional. La semana pasada, La Consellería de Educación vetó el panga de su guía de buenas prácticas en los comedores escolares de Galicia.

Aunque los efectos del consumo de metales asociados al panga ha sido cubierto por los medios a principios de este año, ya en 2013 el Ministerio de Sanidad tuvo que hacer frente a una polémica similar a través de la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria, apuntando que todos los alimentos procedentes del extranjero pasan controles de laboratorio fronterizos y responden a la legislación establecida por la Unión Europea. Si se detectan sustancias prohibidas, se rechaza la mercancía y puede incluso prohibirse directamente la importación. Junto a estos controles, además, las Comunidades Autónomas pueden realizar controles regulares una vez el pescado ya está en el canal de comercialización, precisamente para prevenir que un alimento contaminado o peligroso salga a la venta.

Aunque el panga pase estos controles sanitarios,lo que sí es posible, al menos tal y como apuntan desde la Asociación Española de Pediatría, es que intentemos sustituir, tanto a nivel familiar como en los catering que sirven a los comedores españoles, el pescado importado de estos países por variedades nacionales como la merluza o el lenguado, ya que son más acordes a nuestra tradición gastronómica y a la cercanía de los sistemas de producción con unas características nutricionales mejores.

"Si además la recolección de esas especies es más respetuosa con el medio, el entramado laboral que los sostiene más acorde a nuestro sistema de valores y su calidad nutricional mejor, son razones para favorecer el consumo de otras especies distintas del panga o la tilapia", puntualiza José Manuel Moreno Villares, coordinador del Comité de Nutrición de la asociación. Es importante entender que el consumo de panga recomendado por la OCU es el mismo que se recomienda para el pescado azul en niños: variedades como el emperador, el atún o el pez espada son sólo recomendables a partir de los tres años (y de hecho se desaconsejan en embarazadas y mamás con bebés lactantes) una vez a la semana y en raciones de menos de 50 gramos cada vez, precisamente por que estos peces son más propensoa a acumular metales como el mercurio en sus partes blandas.

¿Cuál es la diferencia entre el panga y estos pescados? Para empezar, su precio, que de entrada lo hace muy atractivo para los catering y comedores escolares que dan de comer a muchos niños. Además, es de los pocos pescados blancos que no debe consumirse entre tres y cuatro veces por semana, sino que es mejor hacerlo sólo una. Por último, y para despejar toda duda si nos debatimos entre comprar un pescado criado de forma más respetuosa o de un productor local, el panga no tiene fuentes significativas de nutrientes, tiene muy pocas proteínas (a pesar de ser un alimento del grupo de los proteícos), y además carece de ácidos grasos esenciales, cosa que no sucede con el pescado azul.

Más sobre

Leer más