15 'tips' para comunicarnos mejor con los niños

Las prisas y la comunicación a través de dispositivos digitales pueden dificultar el establecer una comunicación efectiva con los niños en el día a día

Comunicarse con los más 'peques' no siempre es la tarea más sencilla del mundo: dependiendo de la edad y de la etapa del crecimiento, pueden encontrar mayor o menor facilidad para expresarse, ser más reservados o tener dificultad para opinar y exponer sus ideas abiertamente. Las prisas, y las nuevas comunicaciones a través de teléfonos y otros dispositivos digitales, también pueden dificultar el establecer una comunicación efectiva con los niños en el día a día.

ninos-comunicacion-01zVER GALERÍA

¿La mejor manera de hacerlo? Prestándoles atención plena siempre que sea posible, dándoles espacio suficiente para dar su opinión y que aprendan a ser asertivos de manera natural, y poniendo en práctica algunas técnicas eficaces de comunicación con los más 'bajitos', como la escucha activa. Te damos algunos tips que pueden ponerte sobre la pista a la hora de mejorar la comunicación con los más chiquitines.

1. Tomáte tu tiempo para sentarte con ellos en algún momento del día, incluso si tienes la agenda llena de cosas. En ocasiones la comunicación lateral (por ejemplo mientras conducimos o hacemos tareas), también puede resultar efectiva al mejorar la fluidez de la conversación.

2. Come y cena sentados en la mesa, a poder ser con la tele apagada y sin teléfonos móviles.

3. Haz contacto visual de la forma más natural y cercana posible, por ejemplo poniéndote a su misma altura y practicando la escucha activa.

4. Intenta iniciar y mantener vuestras conversaciones cuando estéis en el mismo espacio, en lugar de en habitaciones distintas.

5. Escucha siempre su lado de la historia, por ejemplo en una riña en casa. Los niños pueden tener motivaciones que a los adultos nos cuesta ver a la primera, y antes de reñirles o castigarles es mejor conocer el por qué de su comportamiento.

6. Si tienes mas de un 'peque', intenta dedicar a cada uno su propio tiempo y espacio.

7. Si además uno de los 'peques' requiere de mayor atención, por ejemplo a casua de una discapacidad, intenta que ese tiempo sea único y especial.

8. No les interrumpas mientras hablan. Escucha con paciencia y prestando atención.

9. Del mismo modo que les preguntas qué tal les ha ido el día, cuéntales tú también qué has hecho mientras no estabas en casa, y hazles ver que sus opiniones, comentarios e ideas al respecto importan.

10. Si tienes que pedirles algo, hazlo siempre por favor y dando las gracias, para que ellos mismos lo vayan inorporando tcomo un hábito de forma natural.

11. Anímlaes a dar su opnión en las reuniones en familia, o cuando tengáis que tomar una decisión que afecte a todos. Aprenderán a hacerlo fuera de casa poco a poco y a ser más asertivos.

12. Enséñales técincas para controlar sus emociones cuando se hablan cosas difíciles, por ejemplo la técnica de la tortuga.

13. Ten cuidado no sólo con lo que dices sino también con cómo lo expresas físicamente: otro de los principios de la escucha activa es el de fomentar una comunicación no verbal que deje claro a los niños que les estamos escuchando con atención. Los movimientos de manos y cabeza y la posición del cuerpo también son importantes.

14. Aunque a veces hagan sugerencias o comentarios que no aportan una solución real a un problema, es importante no emitir un comentario negativo que les prevenga de dar su opinión en voz alta en el futuro. Todas sus ideas deberían ser bienvenidas, sean buenas o malas, simplemente porque son suyas.

15. Si no quieren hablar es mejor no presionarles. A veces encontrar el momento adcuado para hablar es casi tan importante o más como dar con las palabras adecuadas.

Más sobre

Leer más