12 ideas para mantener a los 'peques' entretenidos cuando están malitos en casa

Entretener a los niños en los días sin 'cole' supone hacer un esfuerzo extra de imaginación para que las largas horas en la cama no sean un completo aburrimiento

Entretener a los 'peques' cuando no pueden salir de casa o, peor aún, de la cama, cuando están malitos es uno de los muchos malabarismos que los papás y mamás tienen que hacer hoy en día con la conciliación familiar y laboral. Además de quedarnos en casa con ellos, o llamar a los abuelos para que vengan a cuidarlos, entretener a los niños en los días sin 'cole' supone hacer un esfuerzo extra de imaginación para que las largas horas en la cama no sean un completo aburrimiento.

Ya sea la gripe, un rotavirus, la varicela o incluso un brazo roto, los días en casa no tiene por qué ser un 'rollo' ni mucho menos tristes. ¿Quieres algunas ideas con las que llenar las horas de los niños cuando no pueden salir de casa? Empieza por estas trece actividades.

1. Ver la 'tele'

Sobre todo los primeros días, cuando estén bajos de energía y no tengan muchas ganas de hacer nada: si normalmente tienes restricciones relativas a la cantidad de horas que los niños pueden pasar delante del televisor, es el momento de levantarlas, aunque sea por un día.

2. Jugar con la tablet de mamá

Desde Apps de Frozen o Cars, hasta apliaciones para aprender nuevas palabras en inglés de manera divertida: las tabletas digitales permiten acceder a un universo de juegos y entretenimiento sin tener que salir de la cama, o estando tumbados en el sofá con una manta.

3. Colores y pegatinas

Colorear es una actividad creativa, que se puede hacer en la cama y que además ayuda a concentrarse y estar entretenidos durante horas. Prueba con cuadernos nuevos con actividades creativas, siempre con rotuladores, ceras y lápices a prueba de manchas, que puedan lavarse fácilmente si por ejemplo pintan accidentalmente las sábanas o el pijama. Las pegatinas son la variante menos propensa a los 'accidentes' de este tipo.

4. Juegos de mesa

Mejor si no son demasiado complicados y caben en una mesita auxiliar, con pocas piezas. Por ejemplo, la oca o el parchís, especialmente en la versión magnética. Perfectos para un '1 contra 1' en una tarde de juegos en la cama, optando siempre por juegos simples a los que ya hayan jugado más veces, antes que grandes retos que les cansen rápidamente.

5. Juegos caseros

Hora de sacar del arsenal de juegos algunos de los grandes clásicos caseros, como el ahorcado, adivinar palabras o el juego de las películas.

6. Puzzles

Mejor si son cerrados y también magnéticos, para que los 'peques' no tengan problemas para resolverlos si tienen que estar muchas horas en la cama.

7. Leer en la cama

Sin duda la actividad estrella para los 'peques' que están malitos en casa: se puede hacer en cualquier momento y lugar, es una actividad silenciosa y les permite viajar a lugares fantásticos con la imaginación sin moverse del sitio. Prueba animándoles a leer algunos de los grandes clásicos infantiles, o incluso regalarles un libro nuevo en el que puedan sumergirse durante horas. Si están muy cansados, prueba con un audiolibro que podáis escuchar juntos, o leéle su cuento favorito.

8. Ver una 'peli'

Dependiendo del momento del día, la televisión puede ser un auténtico 'rollo' para los niños según su edad. Lo que no falla nunca es ponerles su película favorita: 90 minutos seguidos de entretenimiento de primera, especialmente si eliges una de las películas de animación preferidas por los niños. Con las 'pelis' ni siquiera tendrás que mover el televisor de una habitación a otra, si dispones una tableta, un ordenador en el cuarto de los niños o un lector de deuvedé portátil para los viajes familiares.

9. Skype

Muchas veces son los abuelos quienes se encargan de quedarse en casa mientras el 'peque' está malito y mamá y papá se han tenido que ir a trabajar. Herramienta como Skype o FaceTime permiten a los niños poder vernos durante el día y que les regalemos una sonrisa a través del teléfono, incluso si no podemos estar con ellos.

10. Sacar el álbum de los recuerdos del cajón

¿Te acuerdas de la primera Navidad del bebé? Seguro que tú la disfrutaste como nadie pero el 'peque' era demasiado pequeño para acordarse de nada... No hay nada para pasar un buen rato con los niños como repasar los mejores momentos familiares de nuestro álbum de recuerdos. No te olvides de las fotos de cuando vosotros mismos eráis pequeños o las fotos de los abuelos.

11. Un regalo sorpresa

Un truco que se puede empezar a poner en práctica ahora que se acercan las Navidades: cuando vengan los Reyes Magos o Papa Noel, guarda dos o tres juguetes y resérvalos para situaciones especiales como ésta.

12. Búsqueda del tesoro

Una vez puedan levantarse de la cama y corretear en pijama (con unas buenas zapatillas y jersey), un remedio que nunca falla para mantenerles entretenidos es la búsqueda del tesoro: esconde unas cuantas sorpresas y déjale que saga a buscarlas, armado con un cubo de explorador. Mejor aún si tienen su propia cueva o tipi donde esconderse, con cojines, libros y una linterna.

Más sobre

Regístrate para comentar