¿Cuándo y cómo podemos colorear el pelo de los niños?

Una 'Insta-mom' ha puesto de moda el cabello de color 'unicornio' después de colorear el pelo de su pequeña de 6 años con tintes arcoíris semi-permanentes

Kids with cool hair. Es uno de los hashtag de Instagram que ha generado un montón de visitas en las últimas cinco semanas, después de que una mamá peluquera de Florida compartiese en redes sociales una fotos del nuevo corte de pelo de su hija de 6 años: rapado justo encima de la oreja y el resto de la melena larga, en un vibrante color aguamarina, amarillo y morado. "Pelo de unicornio", tal y como lo bautizaban ellas.

ninos-pelo-06VER GALERÍA

La tendencia de colorear el pelo de los niños no es totalmente nueva aunque siempre sorprende, especialmente a edades tan tempranas. A pesar de acumular miles de "me gusta", las fotos de esta 'peque' con cabello de colores no se quedaban cortas en comentarios críticos con la idea de procesar el cabello infantil, más fino y frágil que el de los adultos. Las opciones para colorear el cabello han ido cambiando con los años, casi al mismo ritmo que las tendencias: la gran mayoría de coloraciones que se hacen sobre el pelo de los niños son semi-permanentes, y se van tras varios días o semanas solamente con el lavado. Bajo hashtags como el que mencionábamos antes nos encontramos todo tipo de melenas infantiles para niños y niñas, con todos los colores del arcoíris, un montón de colores pastel y alguna que otra melena con reflejos.

Los colores de fantasía, cuando los vemos en personas mayores, también suelen llevarse palabras críticas porque "esos colores sólo deberían llevarlos los adolescentes"... entonces, ¿cuál es el momento adecuado para colorearse el cabello? "Hablando técnicamente, a partir del momento que se aplican estos productos obviamente se produce una sensibilización del cabello y consecuentemente requiere más cuidados", explica David Lesur, estilista del instituto de belleza David Künzle y experto en la coloración del cabello. "Estamos totalmente en contra de hacerlo en los niños, ya sea con colores naturales, semi-permanentes o no, porque si hablamos de tonos de fantasía algún componente químico tendrán". Sin embargo, explica, los padres son siempre quienes tienen la última palabra. "Seguramente habrá peluqueros que no tengan problemas en practicarlo, por eso aconsejo que se aseguren de hacer antes un test de alergias; sólo faltaría que encima de dañar el cabello del pequeño se produzca una reacción alérgica".

ninos-pelo-01VER GALERÍA

El debate radica en los componentes de estos productos, y en el grado en que pueden afectar potencialmente al pelo: un tinte permanente, el de toda la vida y el que normalmente usan los mayores, requiere de la decoloración previa del pelo, un tratamiento muy agresivo que destruye la melanina (el color natural, por así decirlo), hasta volverlo muy rubio o casi blanco. Cuanto más pálido sea el color del cabello, más poroso y por tanto mejor se fijará la coloración que hayamos elegido. Los tintes semi-permanentes, por su parte, permiten aplicarse lo mismo sobre cabello decolorado que sobre cabello sin decolorar, y es por eso que se han vuelto tan populares entre los padres que optan por la coloración infantil.

A pesar de todo, los expertos en cabello suelen establecer la edad mínima para empezar a tintar el pelo en los 16 años: en esta franja de edad coinciden tanto David, que recomienda además usar siempre productos con bases de aceites evitando los que lleven amoníaco, como los responsables de la peluquería Pablete's, en Madrid, especializada en el tratamiento del cabello infantil. "Aunque no decoloremos, estos productos llevan químicos y hacen que no transpire bien el pelo, así que de una u otra manera terminan afectando al pelo de los 'peques'", puntualizan. Aunque la tendencia de los cabellos coloreados no sea tan prominente en España como en Estados Unidos, donde muchos celebrity kids llevan coloreándose el pelo desde el año 2011, los papás y mamás españoles también han comenzado a interesarse por ella. "Hemos tenido varios casos hace poco", explican desde esta peluquería madrileña, "y a ninguno de ellos les recomendamos la decoloración. A partir de los 16 años sería una edad adecuada para usar estos productos".

¿CÓMO FUNCIONAN ESTOS COLORES 'DE QUITA Y PON'?

Como al final se trata de una elección personal, lo mejor si queremos colorear del cabello de los niños es intentar conocer todas las opciones posibles, y elegir la que a cada uno le parezca más razonable. Muchas de las Insta-moms que se han unido a esta moda explican haberlo hecho después de que sus hijos lo pidiesen durante mucho tiempo, y tras debatir con ellos los pros y contras de tener el cabello de colores. La autorización de los colegios, en algunos casos, también es necesaria, sobre todo en los 'coles' con reglas estrictas sobre el uniforme o aspecto de los niños.

ninos-pelo-02VER GALERÍA

Lo que muchas de estas cabecitas de colores parecen tener en común es este tinte semi-permanente que permite colorear el cabello sin necesidad de decolorarlo primero, aunque eso sí, hay que tener en cuenta que el resultado va a depender mucho del color natural del pelo. Cuanto más rubio, más vibrante será el resultado, mientras que en cabellos más oscuros el efecto es más desvaído y similar al de unos reflejos. La regla general es que el tono del cabello sea siempre más claro que el tinte. Así, los colores pastel, como el rosa algodón de azúcar o el azul cielo, necesitan que el cabello sea muy rubio para ser perceptibles, mientras que sobre melenas muy oscuras solamente funcionan tonos como el azul marino, el rojo vibrante o el esmeralda.

Los ingredientes que preocupan a los especialistas en pelo infantil también son más suaves en muchos de estos productos, aunque es fundamental cerciorarse bien, y mirar sobre todo si están libres de la mayoría de agentes dañinos de un tinte convencional, como son los parabenos, el amoníaco y el PPD. "En la medida de lo posible es recomendable no decolorar el cabello de niños pequeños y, en caso de hacerlo, es aconsejable que lo haga un profesional para evitar que la decoloración toque el cuero cabelludo", explica Fernando Peso, responsable de Manic Panic en España, una marca de coloración de Nueva York que también se comercializa aquí, y que se especializa en colores semi-permanentes veganos e hipoalergénicos; muchas de las melenas de fantasía que vemos en redes sociales utilizan los productos de esta firma, u otras muy similares. "La composición de nuestro tinte semi-permanente por sí no daña el pelo y de hecho contiene nutrientes para dejarlo hidratado. Puede usarse sin ningún tipo de miedo", explican. "Su composición es a base de un complejo fortificado de hierbas y proteínas naturales. Esto hace que el pelo y cuero cabelludo no sufran".

¿Y las alergias? "Estos productos de color están libres de los principales componentes químicos que generan intolerancia o alergia", explican desde esta marca. "La posibilidad de reacción alérgica se reduce en un porcentaje bastante alto. Sin embargo, siempre es conveniente hacer un pequeño test aplicando un poco de tinte justo detrás de la oreja y verificar alguna reacción alérgica en la piel".

¿Y SI NO QUEREMOS USAR UN TINTE EN EL PELO DE LOS NIÑOS?

El pelo de colores en niños pequeños no tiene por qué ser algo malo intrínsecamente: les permite explorar su lado más creativo y no tener miedo a ser diferentes. Para darle esquinazo a la coloración en tinte también hay opciones: las extensiones de quita y pon, por ejemplo, no sólo dan acentos de color al cabello de los niños sino que les permiten cambiar de color cada día. Las tizas para el pelo se aplican sobre el pelo mojado y se van con el lavado. Y por último estarían también las gominas de color no agresivas. "Su duración es mucho menor y se van en una sola lavada", explican desde Manic Panic. "Este producto es popular entre el público infantil, porque permite conseguir un efecto fantasía pasajero sin tener que alterar el color del cabello del pequeño".

Más sobre

Regístrate para comentar