Este curso, que no se te olvide el desayuno de los 'peques'

Es una de las comidas más importantes del día, y debe complementarse con los tentempiés que se llevan al 'cole' a media mañana y la merienda

No todos los niños desayunan antes de ir al cole. De hecho, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, entre dos y cuatro de cada diez niños va al colegio sin haber comido nada antes de salir de casa. Además, apuntan, la ausencia de desayuno no sólo afecta al rendimiento escolar sino que tiene una incidencia directa en la prevalencia de la obesidad infantil entre las nuevas generaciones de escolares.

ninos-desayuno-01VER GALERÍA

De hecho, cuanto más afín sea la dieta de los niños a la dieta mediteránea, mejor lo tendrán a la hora de concentrarse en el colegio, rendir con los deberes y sacar partido a su memoria. Lo ideal, claro, está en buscar el equilibrio entre la alimentación y la actividad física, necesarios para quemar los alimentos con alto contenido energético que los 'peques' necesitan consumir para rendir a lo largo de todo el día, tanto física como intelectualmente. Es decir, alimentos con alto contenido en fibra, hidratos de carbono, proteínas y grasas buenas. Las grasas saturadas y los azúcares de, por ejemplo, los alimentos procesados: mejor dejarlos aparcados.

El desayuno es precisamente la comida del día que les prepara para afrontar las actividades en la escuela, los juegos en el patio, los exámenes, los deberes y las actividades extraescolares: debería aportarles entre un 25 y un 30% de las calorías que necesitan para todo el día. A lo largo del día es importante reforzar ese aporte energético con tentempiés saludables, una especie de 'recarga' energética a base de frutos secos, fruta fresca, un lácteo o un bocadillo: estas tres comidas, el desayuno, el snakc de medioa mañana y la merienda, les ayudan a arrancar y funcionar entre horas. Pero, de todas ellas, el desayuno antes del 'cole' es fundamental.

En este sentido, es importante planificarse para que tengan tiempo de comerlo con tranquilidad, sin prisas, y sobre todo que no se lo salten porque 'no llegamos'. Si no pueden comer nada más levantarse de la cama se puede organizar con el 'cole' para que desayunen allí con un tentempié llevado de casa, por ejemplo un sandwich con pavo y un poco de queso. ¿Por qué? Porque el desayuno, se tome a la hora que se tome, debe contener un lácteo, por ejemplo un yogur o vaso de leche, una pieza de fruta, mejor si está entera (recuerda que de las cinco piezas de fruta y verduras diaras recomendadas, dos o tres deben ser enteras) aunque también podemos darles un zumo natural exprimido en casa, una compota casera sin azúcar o incluso tomate natural sobre una tostada, y cereales, que no tienen por qué ser cereales 'de desayuno', sino que pueden, y deben, venir en forma de una rebanada de pan integral.

Otras alternativas súper saludables: la tortilla francesa cocinada con un poquito aceite de oliva, el atún o embutidos como el jamón cocido o el pavo, todos ellos sustitutos ideales a las galletas y barritas envasadas, y que están cargados de proteínas y grasas saludables.

Más sobre

Regístrate para comentar