Ideas para celebrar el cumpleaños de los niños en el 'cole'

Lo primero que hay que tener en cuenta al celebrar el cumpleaños de los niños en el 'cole' es el reglamento de la escuela; lo segundo, las alergias alimentarias entre los pequeñines

Con el calendario escolar en la mano seguro que ya tienes controlado en qué día cae el cumpleaños de los niños en el próximo curso escolar. Tanto si es en fin de semana como (y sobre todo) en un día de clase, lo más probable es que quieran celebrarlo con sus amiguitos del 'cole'. Dependiendo de las edad de los niños, y de la normativa del coelgio, podemos celebrar el cumpleaños de los niños en el aula de maneras distintas: nunca está de más preguntar en una reunión con los profesores si tienen algún tipo de regulación respectiva a los cumpleaños.

ninos-cumple-01

Dependiendo de estos factores, podemos encontrarnos con que en el 'cole' (o en la guardería, o escuela de educación infantil, donde suele darse mucha más importancia a los 'cumples' que los niños más mayores), celebran todos los cumpleaños de, por ejemplo el mes de octubre, el último viernes del mes. O que, por el contrario, se celebran semanalmente. En otros casos, el cumpleaños puede celebrarse el mismo día del 'cumple' del niño. Los cumpleaños colectivos son una tradición frecuente precisamente porque no todos los niños cumplen años durante el curso escolar: algunos lo hacen en navidades, en Semana Santa o en verano, además de los fines de semana. Si este es tu caso y el 'cole' no tiene un protocolo definido en cuestión de cumpleaños, puedes intentar traer este asunto a la atención de los profesores, para, quizá, proponer una celebración trimestral conjunta que permita a todos los niños de la clase celebrar su día junto a sus amiguitos.

Del mismo modo, muchas veces el colegio ya tiene pensadas estas celebraciones para que sean uniformes y unos niños no se sientan de menos respecto a otros; es normal que el propio colegio haga por que los 'peques' se sientan especiales en su día, por ejemplo, con una corona de cumpleaños, dejando que se sienten en primera fila, u organizando actividades comunes donde el resto de compañeros de clase hacen algo por el cumpleañero o la cumpleañera en cuestión (un cuento, un libro, una canción...). Este tipo de normativas también suelen ser estrictas en lo respectivo a los alimentos, y algunos colegios tienen prohibido terminantemente traer una tarta de cumpleaños o golosinas a clase.

Los motivos: por un lado, prevenir que los niños ingieran un exceso de alimentos con alto contenido en grasa y azúcar, que son precisamente los que solemos asociar a los 'cumples' infantiles, como chucherías, patatas fritas o bizcochos; por otro, las alergias e intoleracias alimentarias, que pueden ser muchas y muy variadas en una clase con muchos niños, y que pueden abarcar desde la intolerancia a la lactosa a la celiaquía (intolerancia al gluten), la alergia al huevo o a los frutos secos. Todos ellos ingredientes que suelen aparecer en muchos pasteles y tartas de cumpleaños. Aunque los 'profes' esten al tanto de estas alergias, siempre es importante intentar que los niños que las sufren no se sientan excluídos de las actividades con sus compañeros, y de ahí la importancia de conocer bien qué pueden comer los compañeros de nuestros hijos.

Si el 'cole' lo permite, aquí van algunas ideas para celebrar un 'cumple' en clase:

1. Piensa lo primero en las alergias. La gran mayoría de niños en edades tempranas celebran los cumpleaños en clase a la hora del almuerzo, sustituyendo el que traen normalmente de case por el que preparen o compren los padres del cumpleañero. Cuando hay alergias alimentarias en una clase, lo más habitual es que todos los padres sepan de ellas desde el primer momento, para evitar enviar un tentempié 'peligroso' en la mochila de sus hijos; en agunos casos, las reacciones pueden ser muy fuertes y presentarse sólo por inhalación o contacto, sin que sea necesario que el niño coma nada, pudiéndo exponerse a contaminaciones cruzadas o simplemente a tocar juguetes o a otros niños. También puede darse el caso que los niños se pasen comida sin que el profesor se de cuenta: recuerda que es mas importante que ningún niño se sienta excluído a que los compañeros celebren un cumpleaños sin él, y esto se aplica sobre todo a los cumpleños, que son días especiales para todos los niños.

2. Haya alergias o no, no olvides recordar a los profesores qué día tienes pensado llevar comida al colegio, para que el resto de padres estén informados y decidan qué tentempié incluir en la mochila de los 'peques'. Si por ejemplo vas a mandar zumos (mejor una limonada casera que los zumos industriales) y un bizcocho, quizá algunos padres quieran complatar el almuerzo de sus hijos con una pieza de fruta o un lácteo.

3. Los almuerzos deben ser siempre lo más saludables posible, por ejemplo con un bizcocho casero antes que industrial (el bizcocho puede mantenerse a temperatura ambiente: de ahí su popularidad), a menos que la indicación del colegio sea la contraria, precisamente por el tema de las alergias; la bollería industrial no es la más saludable, pero en el caso por ejemplo de la intolerancia al gluten, suele llevar un etiquetado preciso de todos los ingredientes del bizcocho.

4. Las 'chuches' es mejor evitarlas, especialmente si los cumpleaños de los niños no se celebran todos de una tacada (una vez al mes, o al trimestre), para evitar que todas las semanas haya 'peques' llevando golosinas al cole. Las chucherías son calorías vacías que no aportan nutrientes, solamente azúcares que más tarde se metabolizan en grasas, y además atacan los dientes de los niños, especialmente si no se llevan el cepillo de dientes a clase. Algunas ideas para reducir el consumo de azúcar sin renunciar a las golosinas: sustituir las bolsas individuales por una piñata, con un número mucho más reducido de caramelos por niño, o por bolsas pequeñas que vayan cerradas para que los niños no las abran en clase, sino que sean los padres quienes decidan cómo administrarlas. También se pueden sustituir las 'chuches' por otras alternativas de colores mucho más saludables, como bolsitas de cerezas, gelatina de frutas, palomitas de maíz o pequeños sandwiches de jamón y queso.

5. ¿Y si en vez de 'chuches' y bizococho llevamos a los niños cosas que no son de comer? Por ejemplo, pomperos para hacer pompas de jabón en el patio del 'cole', globos de colores o una piñata con pequeños juguetes o tatuajes temporales y calcomanías en lugar de caramelos.

6. ¡No te olvides de llevar velas de cumpleaños y cerillas si quieres que el 'peque' sople las velas en clase! Incluso si van clavadas sobre una sencilla magdalena o un sandwich.

Más sobre

Regístrate para comentar