Así es la 'Kela Box' (o el motivo por el que los bebés en Finlandia duermen dentro de una caja)

Desde los años 40, el sistema de seguridad social finés regala a todos los papás y mamás expectantes una caja con todo lo necesario para el recién nacido

Los programas sociales de Finlandia se encuentran entre los más reconocidos del mundo; en HOLA.com hemos hablado sobre todo de los colegios: su sistema educativo puntúa entre los mejor valorados, y este mismo año sus escolares han empezado a cambiar la caligrafía inclinada por la mecanografía. Incluso los psicólogos y coaches familiares ponen sus ojos en el país nórdico a la hora de buscar programas de prevención del bullying que funcionen desde una edad temprana, en lugar de trabajar en la reducción de daños, como sucede en los 'coles' españoles y en los de muchos otros países.

ninos-kela-02VER GALERÍA

Por eso, cuando el mundo se enteró a traves de un reportaje de la BBC de que los padres finlandeses ponían a dormir a sus recién nacidos en cajas de cartón, la primera reacción para muchos fue la de arquear ceja, cuestionando la eficacia de este sistema frente a las cunas tradicionales. La caja, sin embargo, no es una caja normal y corriente (bueno, sí lo es, aunque es especial). Su nombre en inglés se conoce como Kela Box: Kela es el diminutivo de Kansaneläkelaitos, el sistema de seguridad social en Finlandia que se encarga, entre otras cosas, de cubrir las necesidades de los nuevos mamás y papás.

Desde los años 30, la seguridad social finesa entrega a todas las mamás expectantes un pack con más de cincuenta productos de cuidado y crianza para el recién nacido. El único requisito es ser residente permanente en el país, y haber acudido a una revisión médica prenatal antes del cuarto mes de embarazo. La caja también se distribuye a los papás que estén tramitando una adopción.

La Kela Box se distribuye desde 1938, aunque durante los primeros diez años la ayuda de la seguridad social cubría nada más que a las mamás y familias con bajos ingresos. En 1949 el programa se hizo extensible a todas las futuras madres del país. El motivo: el rápido descenso en las tasas de mortaldiad infantil en niños menores de un año que comenzó a experimentarse en la década posterior a la distribución de la Kela Box, y que muchos asocian al requisito de la caja de tener que visitar al médico para poder solicitarla, además del potencial de la misma para cubrir todas las posibles necesidades de los pequeños desde el primer día (especialmente en en un país con temperaturas muy frías) y proporcionar a las familias con un lugar seguro en el que poner a dormir a sus bebés. El descenso de la tasa de mortalidad infantil en Finlandia se ha mantenido estable hasta hoy, situándose en 2015 entre las más bajas del mundo: una media de dos niños por cada 1.000 alumbramientos, menos de la mitad que en Estados Unidos.

ninos-kela-03VER GALERÍA

La seguridad social finesa reparte unas 60.000 ayudas maternales al año, de las cuales la gran mayoría son cajas: solamente una de cada tres mamás solicita la ayuda económica de 140€ alternativa a la Kela Box, principalemnte porque el contenido de la caja es mucho más elevado que esa cantidad. Además de la cajita de cartón en sí, que la mayoría de familias utilizan como primera cunita para los recién nacidos combinada con un pequeño colchón y saco de dormir que también vienen incluidos en la caja, la Kela cubre prácticamente todas las necesidades de los bebés, como un snowsuit con manoplas y botas de nieve, ranitas de lana, gorritos, leotardos, calcetines, petos de bebé, leggings y bodys, ropa de cama, toallas y accesorios para el baño, baberos, libros para bebés y juguetes de dentición, además de algunas cosas para la mamá como crema para el pecho y almohadillas para el sujetador de lactancia. Por si aún quedaba algún escéptico, la caja es respetuosa con el medioambiente (los pañales tradicionales se cambiaron por los reciclables en el año 2000), y además incluye un rango de colores neutros en todas las prendas, para que sean aptas para niños y niñas.

Aunque las cajas no se pueden adquirir, al menos no las que reparte la seguridad socal finesa, si es posible hacerse con packs de bebé de otras maneras. Algunos hospitales de otras partes del mundo ya han experimentado con ellas, como por ejemplo un hospital en Londres (quizás por el éxito de la baby box recibida como regalo por los Duques de Cambridge de parte del gobierno finés durante el embarazo de su primer bebé), y también en el Sur de Asia, donde un programa de una estudiante de la Universidad de Harvard ha llevado unas cajas parecidas a uno de los hospitales rurales de la India, y en las que se incluye un kit para prevenir infecciones o una red antimosquitos para proteger a los bebés de la malaria. Para el resto de papás y mamás del mundo: desde hace tres años tres papás fineses comercializan a nuvel internacional una caja casi idéntica a la Kela Box (su nombre es The Finnish Baby Box), y en los que se incluyen los mismos productos de la caja original, más la caja claro, por un valor de 399 €.

Más sobre

Regístrate para comentar