Cómo tener un verano 'olímpico' con los niños

Las vacaciones son un momento estupendo para inspirar a los niños a practicar más deporte, especialmente las que coinciden con unos Juegos Olímpicos

A exactamente diez días de que den comienzo los Juegos Olímpicos de Río, y con nada menos que la Eurocopa de fútbol a nuestras espaldas, el verano de 2016 promete ser uno de esos en los que el espíritu del deporte acabe contagiando cada minuto del día: desde la misma ceremonia de apertura de los Juegos, que suele ser un evento espectacular que supera cada año la edición anterior, hasta las hazañas imposibles conseguidas por los atletas en las diferentes disciplinas deportivas, descubrir deportes de los que los niños no había oído hablar nunca, o ver cómo se baten récords cada día delante de nuestros propios ojos; todos ellos son 'momentazos' que nos esperan en las dos semanas que duran las Olimpiadas.

ninos-jjoo-01VER GALERÍA

¿Cómo podemos tener un verano aún más 'olímpico' con los niños? Las vacaciones, especialmente en los veranos en los que tienen lugar los Juegos, son época del año estupenda para inspirar el amor por los deportes en los más pequeños, aprovechando que el buen tiempo acompaña y que tenemos más tiempo que nunca para disfrutar de la vida y las actividades al aire libre. ¿Quieres algunas ideas para tener un verano lleno de deportes con los 'peques'?

1. Inspira dando ejemplo

Los hábitos que se fomentan en la infancia se mantienen a lo largo de toda la vida, y esto se hace extensible a la alimentación, a la rutina de lavarse los dientes... o a entender el ejercicio como algo que se realiza a diario. Los niños y los mayores tienen que moverse todos los días a fin de combatir el sedentarismo y llevar una vida saludable. Para dar ejemplo, no te olvides del gimnasio durante las vacaciones y consulta los programas infantiles disponibles en tu centro; hazles partícipes de las clases de yoga para papás y niños, especialmente las que se organizan al aire libre; sal a montar en bici con toda la familia; organiza caminatas por la montaña; corre con ellos por la orilla del mar... Los grandes atletas son una fuente de inspiración increíble, aunque al final lo que de verdad cuenta es lo que los niños ven en casa.

2. Consulta el calendario de Río y organiza planes 'olímpicos' en familia

Sentarse delante de la tele en pleno mes de agosto no es un pan especialmente apetecible, sobre todo cuando la piscina o el mar nos reclaman... Los juegos de Río se organizan con una diferencia horaria de cinco horas menos que en la Península, y cuatro en las Islas Canarias. Busca las disciplinas deportivas que más llamen la atención de los 'peques' en el calendario (¿la natación? ¿las carreras de 100, 200 y 500 m.? ¿la gimnasia deportiva?), e intenta cuadrar algunas competiciones con los horarios de vacaciones para poder ver estas pruebas en familia. Por ejemplo por la noche, antes de cenar, en el desayuno o durante la hora de la siesta.

3. Intenta que el verano sea lo más offline posible

Es decir, estar desconectados de las redes cuantas más horas al día, mejor. No es algo fácil, teniendo en cuenta que todos los niños de hoy, al menos en los países desarrollados, son nativos digitales, y por tanto la tecnología es una parte fundamental de sus vidas que utilizan tanto para entretenerse como para comunicarse con sus amigos o mantenerse informados de lo que pasa en el mundo. A pesar de todo, es importante establecer unos límites, especialmente en vacaciones, cuando los días parecen inevitablemente más largos y que por tanto hay que llenarlos con más y más horas 'enganchados' al smartphone, la tableta o por qué no, a Pokémon Go. Un verano offline significa tener más tiempo para aburrirse, desarrollar la imaginación y salir de casa a disfrutar de las actividades que no tienen anda que ver con Internet.

4. Aprovecha para experimentar con deportes nuevos

Las vacaciones de verano pueden servir para experimentar con disciplinas deportivas en las que no habíamos recaído antes, y que pueden convertirse en la actividad extraescolar de preferencia de los niños una vez empiece el cole. Apuesta por actividades en grupo, que fomenten el trabajo en equipo, y aprovecha las ofertas en campamentos de verano que animen a los niños a practicar actividades como la danza, la hípica, el skate, la escalada o el waterpolo. Fundamental, eso sí, que sean ellos mismos quienes elijan la actividad, y que no se frustren si resulta que no les gusta: simplemente, anímales a probar otra cosa nueva hasta que encuentren algo que les apasione. Los mejores deportes son los que interesan al niño y al mismo tiempo van acordes a su edad y habilidades.

5. Amplía tus conocimientos

Una vez se interesen por una disciplina deportiva, intenta saber de ella lo máximo posible. ¿Se organinzan partidos con otros niños? ¿Hay cosas que podemos practicar en casa? ¿Cómo es exactamente la equipación? ¿Se cuentan puntos, goles o canastas? Saber lo básico, y más, del deporte que apasiona a los niños te permitirá hablar largo y tendido con ellos sobre algo que les gusta, haciendo que se sientan escuchados y, sobre todo, apoyados en la disciplina deportiva de su elección. Quién sabe, quizá ellos mismos protagonicen unos Juegos Olímpicos algún día.

Más sobre

Regístrate para comentar