'Tips' para hacer un viaje largo en coche con los niños

Parar a menudo, sentarse con ellos, elegir la hora del día para que puedan dormir en el coche... así se prepara un 'road trip' con niños

Un clásico del verano es el viaje en coche, especialmente el 'éxodo' hacia la playa que en España se produce desde ciudades como Madrid, aunque también puede llevarnos a viajar desde cualquier punto a otro de a Península, dependiendo de si tenemos pensadas unas vacaciones de costa, rurales, una escapada de cámping a la montaña, visitar a los abuelos o buscar rincones perdidos en el interior. Cuando tenemos que hacer muchos kilómetros al frente del núcleo familiar, y detrás del volante, organizarse no sólo es importante: es necesario si queremos que el viaje sea fácil y cómodo para todos, niños y papás incluidos. ¿Sabes por dónde empezar? Hacemos un checklist con cómo organizarse para viajar en coche en trayectos largos con los 'peques'.

ninos-coche-03VER GALERÍA

1. Antes de nada, limpia y vacía el coche

Sobre todo si sueles usarlo a diario para ir a trabajar o llevar a los niños al 'cole'. Envoltorios perdidos, botellas de plástico vacías, juguetes en la guantera... y sobre todo todas las cosas que has ido acumulando en el maletero a lo largo de los últimos 365 días. Para hacer un viaje a gusto, lo mejor es partir de cero, vaciando el coche todo lo posible hasta dejar únicamente lo imprescindible, y aspirando de paso los asientos y alfombrillas, un auténtico 'imán' para las migas del bocadillo de la merienda, el polvo y las pisadas con barro. Tampoco está de más hacer una pequeña revisión al coche antes de salir.

2. Organiza elequipaje de manera que todo vaya en el maletero

Y si no cabe, en un contenedor encima del coche. No sólo por comodidad, teniendo en cuenta que el equipaje que sobra suele ponerse en los asientos de atrás donde van los niños, sino también y sobre todo por seguridad: estos objetos tan grandes pueden hacer daño a los 'peques' si se desplazan repentinamente cuando damos un frenazo o tomamos una curva cerrada. Las maletas, al maletero.

3. ... y lleva contigo una mochila de viaje

A pesar de todo necesitarás tener algunas cosas a mano: desde un libro para el copiloto, hasta agua, snacks, un iPad con películas, analgésicos, toallitas húmedas, una manta de viaje y una pequeña almohada, auriculares... que eviten tener que parar y rebuscar en el maletero. Prepara una pequeña mochila de viaje con lo necesario, y guárdala bajo el asiento delantero para que no moleste. También es importante acordarse de que durante los viajes largos se generan residuos, desde las consabidas botellas y envoltorios vacíos hasta servilletas y pañuelos de papel, envases o cubiertos de plástico. Dispón de un espacio específico para poder deshacerte de ellos y que no anden rodando por el coche (mejor si es antigoteo).

4. Reduce el número de juguetes

O más concretamente: escoge juguetes específicos que solamente valgan en el coche. El motivo: si los juguetes son una novedad, y no algo con lo que pueden jugar todos los días, los niños se mantendrán entretenidos durante más tiempo, o, como mínimo, no se aburrirán rápidamente de ellos. Algunos juguetes aptos para coches: tebeos con pegatinas, cuentos para colorear con ceras (mejor que lápices de colores, especialmente si son solubles al agua y pueden limpiarse fácilmente si manchan la tapicería), o puzzles magnéticos.

5. Pásate al asiento de atrás y haz paradas a menudo

Para participar en sus juegos y darles mimos, es importante pasarse a la parte de atrás del coche de vez en cuando, sobre todo si viajamos con un bebé (aunque hay que parar religiosamente cada vez que queramos cogerlo en brazos, incluida la lactancia), o con un niño muy pequeño que tenga más dificultad para entretenerse solito. Las paradas no hace falta que sean exclusivamente para ir al lavabo: también hace falta estirar las piernas, tanto mayores como pequeños, y tomar un respiro fuera del coche, aunque alargue un poco más el viaje. Podemos aprovechar para buscar algún rincón escondido fuera de una carretar principal, difrutar de la gastronomía local o tomar un snack con el conductor sin tener que hacerlo en marcha.

6. Elige bien la hora de salida y la ropa de los niños

Si los 'peques' no tienen problemas para dormirse en el coche, siempre se puede escoger una hora estratégica del día para que pasen parte del tiempo durmiendo y el viaje se les haga más corto. Lo mismo sucede con las prendas que elijas para el viaje: un chándal con camiseta cómoda y chanclas, o incluso un pijama, en lugar de por ejemplo vaqueros y zapatillas, facilitan las horas de sueño incluso en plena carretera.

7. Los snacks, mejor en seco

Y sin grasas y azúcares, para evitar que los 'peques' se pongan aún más nerviosos de lo que están por el viaje. Las frutas, aunque son las reinas en eso de los snacks saludables, pueden convertirse en un engorro en el coche: opta por tentempiés en seco o por las frutas más fáciles de comer, como por ejemplo el plátano, rico además en hidratos de carbono.

-Lee: Seis 'tips' para disfrutar de las vacaciones en familia

Más sobre

Regístrate para comentar