Neurociencia

¿Es cierto que la inteligencia se hereda de la madre?

Existen varias teorías científicas que defienden que la inteligencia se hereda de la madre a través de sus genes, pero ¿podemos afirmarlo con rotundidad?

Aunque hay teorías (debajo de estas líneas tienes una infografía que las explica) que defienden que la inteligencia es genética y que se hereda de la madre, estas afirmaciones no están tan claras. Y la razón es muy simple: la inteligencia es un constructo muy complejo que depende de muchos aspectos: un gen, por sí solo, no explica nada, y mucho menos puede determinar el CI (Coeficiente Intelectual) de una persona.

Teorias-Inteligencia-1zVER GALERÍA

PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIARLA

Por ejemplo, imaginemos, podríamos tener el gen de ser altos, pero si no nos alimentan bien durante el embarazo, lactancia e infancia, es muy probable que seamos bajitos. Aunque tengamos el gen, no se expresará. Por lo tanto, el entorno siempre es importante y, a veces, determinante en la expresión de los genes.

LA INTELIGENCIA NO ES SOLO GENÉTICA

El componente genético de la inteligencia es innegable, aunque no es el único aspecto que la compone, y ni siquiera sabemos si es el más importante o el más determinante. Como hemos comentado, el ambiente juega un factor determinante en la expresión génica de cualquier característica, pero sobre todo de aquellas que son complejas y que dependen de muchos genes y de sus interacciones. En estos casos, el peso genético suele ser menor y la influencia del ambiente mayor.

FACTORES AMBIENTALES QUE DETERMINAN LA INTELIGENCIA DE TU HIJO

1. La estimulación sensorial o del entorno. Vivir en un entorno rico de estímulos: lleno de colores, juegos, libros, actividades… ayuda al desarrollo intelectual del niño. Aspectos como el nivel cultural de los padres, el tipo de vocabulario y conversación que se utiliza en casa y, por supuesto, la estabilidad emocional en el hogar también son factores determinantes. Los niños que viven en situaciones de pobreza, carentes de estímulos, o en familias desestructuradas, donde las relaciones adulto-niño son anormales, con los roles de padre y madre desdibujados o deteriorados, pueden ver afectado el desarrollo de sus capacidades intelectuales.

Lee: Oído, vista, olfato, gusto... y tacto. Así funciona la estimulación multisensorial en los bebés

2. El afecto. Otro aspecto de suma importancia para el desarrollo del cerebro de los niños y su inteligencia, es la relación afectiva que establecen con los padres, y muy especialmente con la madre. Investigaciones de la Universidad de Minnesota, observaron que los niños que desarrollaban un apego seguro con las madres, eran más perseverantes y sentían menos frustración ante los problemas. En otro estudio de la Universidad de Washington vieron que el amor de las madres y el apego seguro estaba asociado con el crecimiento de algunas partes del cerebro, como el hipocampo (relacionado con la memoria, el aprendizaje y respuesta al estrés). El apego brinda a los niños la seguridad necesaria para explorar el entorno y para probar a resolver problemas sin desanimarse.

Lee: La empatía entre hermanos y papás, fundamental para la educación social de los 'peques'

3. La nutrición. Es un hecho ampliamente conocido, que la desnutrición durante los primeros años de vida afecta a las capacidades intelectuales de los niños. Tener una alimentación adecuada, rica en nutrientes, ayuda a un adecuado desarrollo intelectual.

Lee: Los 10 principales errores en la alimentación infantil

Más sobre

Regístrate para comentar