Psicología

13 Consejos para controlar los nervios y el estrés durante el embarazo

Las hormonas y los cambios de humor, el trabajo, los nervios, el temor a que las pruebas médicas salgan mal, la responsabilidad que supone convertirse en mamá, etc… Durante el embarazo hay muchas situaciones y pensamientos que pueden agobiarnos. Te desvelamos 13 sencillos consejos que te ayudarán a controlar el estrés durante el embarazo.

El embarazo es una etapa muy intensa en la vida de una mujer, en la que se producen importantes cambios físicos y emocionales. Aunque convertirse en mamá es un proceso natural, normalmente suscita ciertos temores, miedos y dudas que si no aprendemos controlar pueden conducirnos a situaciones de estrés. Estos trucos te ayudarán a controlar los nervios y las situaciones de estrés durante el embarazo. ¡Disfruta de esta etapa sin agobios!

1. Identifica tu fuente de estrés: El estrés no afecta a todas las mujeres igual, a veces se manifiesta mediante síntomas físicos (dolores de cabeza, fatiga, tensión muscular…) síntomas emocionales (malestar, nerviosismo, irritabilidad…) síntomas cognitivos (nos cuesta prestar atención, nos falla la memoria…) o, síntomas conductuales (atracones de comida, mordernos las uñas, etc…). En cualquier caso, es importante que echemos el freno y aprendamos a identificar esas situaciones que nos generan nervios y disparan nuestro estrés o ansiedad. Saber qué es lo que te está afectando te permitirá poner límites y reducir el ritmo si es necesario. ¡Darte prioridad a ti misma y saber decir “no” es importante para tu bienestar!

2. Trata de desmitificar tus problemas: A veces hacemos un mundo de una tontería. Analizar las cuestiones que te causan estrés, es fundamental para poder ponerlas remedio. Cuando se racionaliza un problema, puede parecer más pequeño de lo que era hace un momento. Comienza a darle la importancia justa a las cosas.

3. No te guardes tus dudas: Si tienes alguna cuestión que te preocupa acerca del embarazo, por absurda que pienses que es, consulta a tu especialista. No hay peor enemigo que la incertidumbre.

4. No te autodiagnostiques por internet: Buscar en la red qué significan cada uno de tus síntomas o dolencias, no conseguirá más que meterte miedo en el cuerpo. Aléjate de los foros, y de los diagnósticos médicos que pululan por internet. Si tienes dudas, consúltalas con tu matrona o especialista médico.

5. Aprovecha (ahora que tienes tiempo) a darte baños y masajes relajantes: En vez de ducharte rápido, tómate tu tiempo y disfruta de un momento placentero y de relax. Los masajes son algo más personal y hay gente que no se siente cómoda cuando le dan un masaje. Sin embargo, no hay mejor manera de descargar el estrés y las tensiones antes de irse a dormir que con un masaje de tu pareja o una sesión de caricias.

embarazo-estres-1VER GALERÍA

6. Comparte tus inquietudes: Acudir a charlas o reuniones para embarazada por el barrio o que se produzcan en tu centro sanitario, te ayudará a darte cuenta que tus mismos miedos y dudas también las tienen el resto de futuras mamás.

7. Realiza ejercicios de relajación: Aprende a controlar tu respiración, y así estarás más preparada para afrontar el parto. Pon velas, siéntate en el cojín y disfruta de la música relajante. Inspira y expira a ritmos lentos y ve sintiendo cómo te relajas.

8. Muévete, ¡mantente en forma!: Caminar es uno de los ejercicios más adecuados durante el embarazo. Si no existe ninguna contraindicación, realizar ejercicio moderado y habitual durante el embarazo es muy recomendable. El Pilates también nos puede venir muy bien, no sólo nos ayuda a reducir los niveles de estrés, sino que proporciona un importante bienestar físico (ayuda a evitar dolores de espalda, dificultad para levantarnos…) y mental (porque hacer ejercicio libera endorfinas).

9. Olvida el trabajo al salir de la oficina: El estrés laboral, o la tensión que genera el temor a la pérdida del trabajo son unas de las principales preocupaciones de las futuras mamás. Lo más importante eres tú y tu futuro bebé. Es bueno que aprendas a desconectar en tu tiempo de ocio. Intenta marcarte pautas, como por ejemplo, no contestar al teléfono en horas no laborables o, no consultar el correo del trabajo cuando estés en tu tiempo libre.

10. Sal a la calle y socialízate: Salir con tus amistades te permitirá olvidarte de tus preocupaciones y desconectar. Aprovecha y disfruta tus momentos. Estar embarazada no significa dejar de lado las pequeñas alegrías de la vida. Disfruta de la compañía de tus amistades…eso sí, ya sabes, evita el alcohol.

11. Ríete a carcajadas: La risa siempre es buena, pero en el embarazo más, porque cuando ríes liberas endorfinas que te hacen sentir bien y ayudan a combatir el estrés.

12. Organiza tu tiempo: Es importante que, sobre todo, planifiques tu tiempo de cara a las últimas fases del embarazo (que es cuando, normalmente, las tareas se empiezan a acumular y viene el estrés). Es importante que no nos pille el toro a última hora. Un control de las tareas pendientes y realizadas puede servir para darte seguridad y reducir el estrés de lo que queda por delante.

13. Mímate: Dedícate tiempo a ti misma, a estar guapa, a ir a la peluquería... A menudo nos estresamos porque sentimos que perdemos el control de nuestro cuerpo. Pero mantener tu “coquetería” te hará sentirte mejor y más a gusto contigo misma.

Más sobre

Regístrate para comentar