Así se calcula la fecha en la que nacerá el bebé

Pista: casi nunca es exacta, normalmente por la dificultad de los padres para saber con exactitud la fecha de concepción

Primer test de embarazo, primera ecogafía... y una fecha para la salida de cuentas, que en la gran mayoría de casos es una estimación. Aunque el período de gestación en humanos dura 38 semanas, es común que la fecha de la salida de cuentas se estableza a las 40, creándose algo de confusión entre si el embarazo dura eso, cuarenta semanas, o lo que es lo mismo, casi diez meses en lugar de los nueve de toda la vida.

ninos-eco-01VER GALERÍA

Aunque parezca una cuestión matemática (en parte lo es), la solución a esta incógnita está en la manera en que se establece la posible fecha de concpción del bebé. Esta fecha a menudo es difícil de saber con exactitud ni siquiera por los propios padres, ya que la fecundación en sí a veces se produce días después de la relación sexual: incluso si solamente hay una posibilidad de haber concebido dentro de un ciclo fértil, es difícil determinar el momento exacto de la formación del cigoto. A medida que avanza el embarazo, y según el embrión va pasando por diferentes fases, el obstetra o la matrona son capaces de ajustar esta fecha dependiendo del tamaño del saco gestacional o las medidas del bebé, muy especialmente en la ecografía del tercer mes. En cualquier caso, ya desde el primer momento el momento en que nacerá el bebé es una estimación.

-¿Sabes cómo se 'lee' una ecografía?

Pero, ¿por qué 40 semanas y no 38? La manera de realizar este cálculo se basa en la media general de duración del ciclo menstrual. Es decir, 28 días, algo que de entrada no se cumple en todas las mujeres. Sobre este ciclo 'estándar', se asume que la ovulación sucede aproximadamente dos semanas después del primer día del último ciclo menstrual de la mujer, o lo que es lo mismo, dos semanas después del primer día de la última regla. A partir de esa fecha, se suman las 40 semanas de rigor, el equivalente a 280 días. De ahí que se estimen dos posibles semanas de más la hora de establecer la fecha en la que nacerá el bebé, pasando del embarazo de 38 semanas a las 40. Aunque ésta es una forma estándar de calcular la salida de cuentas, no es la única: la regla del obstetra alemán Franz Karl Naegele resta tres meses y suma un año y siete días al primer día de la última menstruación, mientras que otras fórmulas cambian los siete días por diez. La diferencia entre los distintos métodos puede variar por tanto en hasta siete días, y lo que es más, el parto a término (es decir, el parto que se produce al final de la gestación, al contrario que uno que llega antes, un parto prematuro) puede darse en cualquier momento entre la semana 37 y la semana 42 de embarazo. Una horquilla considerable, y que explica por qué la gran mayoría de mujeres no dan a luz en la fecha exacta de su salida de cuentas.

Estas estimaciones cambian ligeramente entre las parejas que hacen un seguimiento de lo ciclos fértiles (algo habitual por ejemplo entre las parejas que someten un tratmiento de fertilidad, o que han tenido problemas para concebir en el pasado), ya que a menudo suelen conocer con mayor exactitud la fecha concreta en que se produce la ovulación, y por tanto tienen una idea más aproximada de en qué momento, posterior a una relación íntima, se pudo producir la concepción. En estos casos, la fecha de la salida de cuentas se calcula sumando 38 semanas, o 266 días.

Más sobre

Regístrate para comentar