Cinco consejos para mantener los chupetes y biberones a punto

De látex o de silicona: las tetinas de hoy presentan diferentes formas y materiales, aunque lo que todas tienen en común es el cuidadoso proceso de esterilización y la manera en que las almacenamos

Cuando llega el momento de dar el biberón o el chupete a los bebés (una marca que suele establecerse a partir de, al menos, la tercera semana, para que no confundan los diferentes tipos de succión relacionados con la lactancia materna), hay muchas opciones en el mercado solamente en lo que concierne a la tetina, es decir, a la pieza de látex o silicona diseñada para 'imitar' la forma y el funcionamiento del pezón, y que puede encontrarse tanto en forma redonda, la más clásica, como anatómica, o con uno o más agujeros dependiendo de la cantidad de leche que queramos que salga del biberón. Los agujeros de algunas tetinas, incluso, disponen de diferentes tamaños, y están pensadas para dar las papillas con el 'bibe'.

ninos-chupete-01VER GALERÍA

El mismo material de la tetina se puede diferenciar a simple vista: la de látex es amarilla, la de silicona transparente, y también guardan diferentes ventajas e inconvenientes. La primera está elaborada a base de caucho natural, más robusta y a prueba de mordeduras, aunque tiende a desgastarse con el tiempo, especialmente si la hervimos, y también es más propoensa a guardar olores (también tiene un olor peculiar recién estrenada, a diferencia de la de silicona que es inolora); mientras, la tetina o el chupete de silicona es de producción industrial, es decir, artificial, aunque no es tóxica y se puede hervir y esterelizar una y mil veces, aunque también es cierto que es menos flexible y pueden romperse más facilmente, sobre todo una vez comienza la dentición.

- EL CHUPETE, CUÁNDO Y CÓMO QUITARLO

- DAR EL PECHO A NIÑOS MÁS MAYORES, ¿SÍ O NO?

El cuidado de los chupetes y biberones es, de hecho, muy importante no sólo para mantener una correcta higiene, sino para conseguir que los materiales no se estropeen antes de tiempo. Desde Suavinex lo explican bien: los chupetes, al igual que las tetinas de los biberones, deben guardarse adecuadamente para poder maximizar su uso y alargar la vida de los mismos. Por ejemplo, es fundamental conservarlos en un recipiente limpio, seco y tapado una vez que estén completamente secos y no los estemos usando. Tampoco deben almacenarse en lugares húmedos o a temperatura elevada. ¿Sabes cómo limpiar correctamente los 'bibes' y chupetes? Estos son sus consejos para que se mantengan en perfecto estado.

1. A la hora de esterilizar los biberones hace falta separar todos los elementos: rosca, tapa, tetina y botella. Además, si el biberón es de poliamida no se puede esterilizar en el microondas.

2. Si en la parte inferior de la botella aparece un triángulo con las siglas PA se deben utilizar diferentes métodos para esterilizarlo para evitar que se estropee:

-En frío, con una en solución esterilizante especial, y siguiendo siempre al pie de la letra las instrucciones de uso.

-Con un esterilizador de microondas, que permite esterilizar varios chupetes y biberones a la vez gracias a unos agujeros en la base que dejan que pase el vapor.

-O la más clásica, usando agua hirviendo, no más de 5 minutos. Una vez pasado ese tiempo, hay que dejar la tetina enfriar y expulsar el agua que se haya quedado retenida dentro. Si la tetina es de látex, además, es mejor evitar hervirlas durante mucho tiempo, ya que puede provocar ese desgaste mayor que en una de silicona, y hacer que el mismo material pierda sus propiedades. Este método debe ser utilizado antes incluso del primer uso.

3. No es recomendable lavar los biberones en el lavavajillas debido a las altas temperaturas que alcanzan y a los productos que se utilizan. Tampoco se deben usar soluciones agresivas como detergentes, disolventes y similares que puedan dañar la tetina de los chupetes. Los procesos de esterilización son los que sirven para proteger a los bebés de posibles gérmenes.

4. Los biberones deben cambiarse cada seis u ocho semanas, al igual que los chupetes. Sin embargo, las tetinas de los biberones se deben renovar antes, cada 20 o 25 días, y es, de hecho, recomendable tener varias para usar de forma alterna.

5. Es importante acordarse de inspeccionar cuidadosamente el chupete o la tetina antes de cada uso, especialmente después de que salgan los primeros dientes, para evitar desgarros o roturas que puedan provocar accidentes. Los expertos tampoco recomiendan usar sustancias dulces en los chupetes para hacerlos más atractivos a los niños.

Más sobre

Regístrate para comentar