Unas gafas con 'truco' que ayudan a lo niños a ir al dentista

Entre las nuevas técnicas para superar el miedo al sillón del dentista encontramos desde los pijamas de dibujos de las clínicas de odontopediatría a las gafas de realidad virtual para ver películas

A casi nadie le gusta ir al dentista, y a los 'peques' menos que nadie. Desde el miedo al 'pinchazo' de la anestesia a los ruidos de la fresa, ir a una revisión puede convertirse en una fuente de ansiedad para los niños, especialmente desde que se concierta la cita y hasta que por fin se enfrentan al temido sillón. Las clínicas de odontología han ido intrudiciendo con el paso del tiempo maneras de hacer este trago más fácil a los niños, primero adaptando las salas de espera de las consultas para recibir a sus pacientes más pequeñines y que se sientan como en casa, y después introduciendo nuevas mejoras en el tratamiento de la dentadura infantil, así como técnicas que ayuden a los más pequeños a relajarse.

ninos-dentista-01VER GALERÍA

Una de estas novedades, quizá de las más sorprendentes, son las llamadas 'gafas antipánico,', unas gafas virtuales con auriculares incorporados que también valen para mayores, y que aíslan a los pacientes de lo que sucede a su alrededor mientras ven una película, escuchan música o ven una serie de dibujos animados. "Los niños suelen elegir dibujos animados, mientras que en pacientes adultos son más habituales lo documentales", explican desde la clínica odontológica Ariño, donde han incorporado el uso de las 'gafas antipánico' a su servicio de odontopediatría, "aunque en realidad se puede reproducir cualquier película o música que el paciente quiera, si se solicita con antelación. Son especialmente aconsejables para niños porque con ellas no escuchan el ruido de la turbina".

ninos-dentista-02VER GALERÍA

Junto a las gafas que permiten aislarse del 'trajín' de los dentistas, las consultas de odontología suelen desarrollar un plan completo que ayude a los niños a perder el miedo desde el mismo momento que entran por la puerta. "Ahora los doctores llevan pijamas de dibujos. Se crea un clima de confianza, primero con la visita para que el niño conozca al doctor y se le quiten los miedos. Y después con un sistema de anestesia indoloro"; la anestesia es precisamente uno de los principales miedos que suelen presentar los niños en las consultas de odontopediatría: "el primero es el ruido de los instrumentos que utilizamos, seguido de la misma anestesia, y los instrumentos que introducimos en boca", explican.

¿Qué podemos hacer desde casa?

Aunque las consultas de odontología de hoy pongan todo de su parte para que la experiencia resulte lo más positiva para los 'peques', en casa también podemos ayudarles a rebajar la ansiedad si expresan abiertamente el miedo de pasar por el dentista. El principal consejo de los expertos es mantener al día el calendario de visitas, para poder prevenir (mucho más sencillo), antes que curar (si por ejemplo se tiene que realizar una extracción o solucionar una caries). "Cuanto antes se acuda a la revisión, menos tratamientos tendremos que realizar. Lo más importante para quitarse miedos es la prevención". Algunos consejos prácticos para hacer la experiencia más fácil:

1. Evita que los niños tomen cualquier producto excitante (por ejemplo, con alto contenido en azúcar), y acuéstales temprano el día antes de la consulta.

2. Un consejo para mayores y pequeños es acudir a la cita con tiempo de sobra. Una vez en la sala de espera, podemos aprovechar ese tiempo para tranquilizar a los niños, sin prisas.

3. Entablar una relación de confianza con el odontólogo, para que se haga cargo de la situación. Hablando, la tensión se rebaja, y lo mismo pasa con los pequeños: les será más fácil, por ejemplo, 'sobrevivir' a un empaste si saben exactamente qué pasos va a seguir el dentista para sellar la caries.

4. Dependiendo del procedimiento que haya que realizar, en ocasiones es posible recurrir a la sedación odontológica. Esta técnica es una de las más frecuentes en pacientes que presentan alta ansiedad relacionada con el sillón del dentista, y, según especifican desde esta clínica, es particularmente útil para los niños, las mujeres embarazadas, y las personas mayores y discapacitadas.

Más sobre

Regístrate para comentar