¿Conoces a Julia, el nuevo personaje de Barrio Sésamo?

La calle más famosa para 'peques' de todas las edades acaba de dar la bienvenida a su primer personaje con un trastorno del espectro autista

El camino a la integración pasa por normalizar ante los más pequeños situaciones que a las anteriores generaciones les hubieran resultado extrañas o diferentes. En este entorno es en el que los niños desarrollan el concepto de normalidad, y lo incorporan a sus conocimientos del mundo. De ahí que el nuevo personaje de Barrio Sésamo haya ocupado más titulares que muchos otros de sus compañeros de reparto: Julia, una antigua amiga de Elmo que acaba de incorporarse a su grupo de amigos, tiene autismo.

Sus ojos, tal y como recuerdan desde el diario The New York Times a propósito de su presentación, nunca se encuentran del todo con los de la persona que tiene delante. Y eso resulta confuso a los amigos de Elmo, que comienzan a hacer preguntas: si Julia no me mira a los ojos ¿es porque no le caigo bien? ¿Por qué se pone nerviosa con los ruidos muy altos?

ninos-julia-01VER GALERÍA

Estos y otros rasgos del nuevo personaje de Barrio Sésamo (mover mucho los brazos cuando se emociona, saberse las canciones de memoria, jugar repetitivamente con el mismo juguete, dar respuestas tras pausas muy largas), servirán para explicar a los más pequeños qué significa el autismo, y estará incluido en los materiales didácticos y digitales relacionados con este tipo de trastorno neurológico desarrollados por Barrio Sésamo, aunque más adelante podría integrarse con el reparto habitual del programa infantil, dependiendo de la recepción del personaje.

El autismo es una patología que afecta a las interacciones sociales y a la comunicación, y suele comenzar a presentar signos en los primeros años de vida. Así que Julia no servirá sólo para educar y ayudar a las familias de lo niños con autismo a reaccionar con normalidad: también, y sobre todo, servirá para que los niños con éste y otros trastornos del espectro autista se reconozcan a través de algunos rasgos comunes, dibujados a través de este simpático personaje con pelo de color zanahoria.

Al mismo tiempo, Barrio Sésamo pretende derribar algunos mitos en torno al autismo. Entre ellos, y esto es un barrera por partida doble, el hecho de que Julia sea niña: el índice de menores diagnosticados con autismo es de una niña por cada cinco niños (es decir, la prevalencia se sitúa claramente del lado de los chicos), algo que podría tener una explicación genética pero que también a veces está marcado por un error de diagnóstico relativo al género. Es decir: los síntomas en las niñas son diferentes, y se manifiesta con rasgos diferentes en la personalidad, que no siempre se reconocen a simple vista al ser más sutiles o, simplemente, diferentes de lo que normalmente se identificaría como un niño autista. De ahí que hasta ahora haya sido más fácil pasarlas a ellas por alto, a ves incluso diagnosticando estos casos erróneamente, o más tarde que a los chicos.

Aunque de momento Julia aparecerá sólo en los materiales destinados a educar sobre el autismo, es posible que en el futuro pase a ser una vecina más de Barrio Sésamo. El programa ya hizo algo parecido en el pasado, con la incorporación de un personaje con una discapacidad auditiva.

Más sobre

Regístrate para comentar