Las prendas clave para premamás 'sporty'

Dependiendo del tipo de ejercicio recomendado y el trimestre, podemos aprovechar nuestras prendas deportivas habituales o complementarlas con básicos premamá para el 'gym'

Como sucede con el dresscode premamá para la oficina, la ropa deportiva que usamos en el embarazo puede 'reciclarse' a menudo de nuestro armario habitual, y sólo es necesario dar con unas cuantas prendas clave que nos valgan en la recta final. El ejercicio, moderado y específco para embarazadas, es una recomendación habitual de matronas y fisioterapeutas (si la mamá está sana), y sirve tanto para llevar bien la gestación, como para prepararse para el parto, e incluso comenzar a trabajar desde el primer día en la recuperación post-parto. Dependiendo de nuestra condición física, lo acostumbradas que estemos a hacer deporte, o el riesgo del embarazo, retomar la actividad deportiva en uno u otro trimestre depende de las indicaciones del médico obstetra, que será quien supervise a cada momento la salud de la mamá y el bebé, y la posibilidad de llevar a cabo una actividad física u otra.

ninos-deporte-01VER GALERÍA

La intensidad del ejercicio, sobre todo si es cardiovascular como en el caso del jogging, depende de las capacidades y de la forma física previa: cada mujer deberá ajustar su ritmo y preferencias a cada etapa de la gestación, intentado estar siempre activas y sin variar su rutina. Lo que todas tienen en común es la necesidad de encontrar prendas de deporte cómodas, que no constriñan la caja torácica y que permitan libertad de movimientos. Esto incluye desde las prendas de activewear al calzado y la ropa interior deportiva, que debe ajustarse a la nueva talla de pecho ya en el primer trimestre (es el primer cambio físico observable), con sujeción extrafirme, especialmente si practicamos ejercicios de impacto, incluidas la bicicleta estática o la elíptica del gimnasio.

Es precisamente en este terreno donde más firmas premamá parecen estar invirtiendo en sus prendas deportivas: el de las tecnologías de los tejidos y el diseño versátil, que 'cambia' sobre la marcha. Algunos ejemplos: los pantalones deportivos, tanto largos como shorts, que incorporan una banda elástica adaptable que se puede comenzar a utilizar desde el segundo trimestre, y que cambia progresivamente a lo largo de todo el embarazo. También el chándal convencional en punto de algodón y de corte premamá suele incorporar esta misma banda elástica, aunque en algunos casos a veces es posible añadir un cinturón de soporte extra a un pantalón viejo, especialmente si es amplio y confortable. Las sudaderas y cazadoras cortavientos premamá de hoy están elaboradas en tejido transpirable y a menudo incorporan cremalleras laterales, que al abrirse permiten acomodar la barriguita a medida que esta va aumentando de tamaño. Para las futuras mamás 'adictas' a la piscina: los bañadores con sujeción extra en el pecho y los tankinis de dos piezas, una mezcla entre bañador y bikini que incorpora top y culotte, pero que cubre el total del vientre a diferencia del dos piezas convencional. Y si lo tuyo es el trekking o los largos paseos por el parque (el power walking), las túnicas de manga larga termorreguladoras permiten salir de casa incluso en pleno otoño, sin preocuparse por llevar una capa extra de abrigo.

ninos-deporte-02

1. Dos manera de ir a la piscina con estilo: con bañador de rayas de una o dos piezas. El primero, con cuello halter acabado en pico es de Topshop Maternity (38 €); el segundo, de estilo tankini con top y briefs, de Mamalicious (34,95 €). 2. Chaqueta deportiva transpirable de Ingrid & Isabel con cremallera en los laterales, que permite ampliar el diámetro de la cinturilla a medida que crece la barriguita premamá. Disponible en tres colores (79,99 €). 3. Sujetador deportivo en negro y gris jaspeado, de H&M. El tejido funcional e de secado rápido e incorpora tirantes ajustables a la espalda y estructura con sujeción extrafirme (29,99 €). 4. Camiseta de tirantes Pure Body de la línea premamá de GAP. En tejido súper suave y adaptable a todo tipo de situaciones, incluida una tarde en el gym (9,07 €) 5. Mallas cortas de yoga. Aunque pertenecen a la colección regular de prendas deportivas de H&M, incorporan un remate elástico ancho en la cintura, fácilmente adaptable (9,99 €).

Básicos en los que invertir

Al margen de las prendas específicas, las que varían dependiendo del tipo de ejercicio, hay algunos básicos que sirven de bisagra independientemente de si un día salimos a correr y otro hacemos ejercicios de suelo en casa o levantamos pesas ligeras. Entre ellos, los leggings en tejido elástico (que sirven para hacer yoga, pilates premamá, ir al gimnasio, running...), en un color neutro y largo capri o al tobillo; las camisetas de tirantes con elástico en las costuras laterales y sujetador incorporado, en variedad de colores para darle un acento más divertido al outfit deportivo; y las zapatillas de deporte, quizá la inversión más importante (también la más cara), ya que sin ellas es imposible hacer ejercicios que no sean de agua o de suelo, y no suelen ser necesarias hasta el tramo final, cuando el pie está más hinchado y a menudo aumenta de tamaño.

Más sobre

Regístrate para comentar