Trucos para organizar el espacio con niños

Con un poco de imaginación, almacenar sus juguetes, ropa y libros puede convertirse en una tarea divertida

Animar a los 'peques' a participar en las tareas de casa, como recoger sus juguetes u ordenar la ropa y distribuirla en los diferentes armarios de la familia, supone un problema: ¿cómo exactamente organizamos el espacio? Las prendas de ropa se multiplican a medida que aumentamos exponencialmente la familia, y lo mismo con el número de libros, cubiertos y objetos de puericultura que vamos atesorando poco a poco a través de los años en cajones y armarios. Algunos, como los productos baby para el recién nacido, pasan a ocupar un espacio en el fondo del armario después de unos pocos meses, y jamás vuelven a ver la luz. Otros podemos alargarlos algo más de tiempo, aunque eventualmente acabarán en el trastero, o en manos de una amiga o familia cercana, también con niños pequeños. Sin mencionar la rotación de uniformes, zapatos, mochilas y libros que se da cada año una vez comienza el 'cole'.

ninos-orden-01VER GALERÍA

Si os estáis volviendo 'locos' con la nueva distribución del espacio en casa, aquí van algunos trucos 'exprés' para sacarle mayor partido a los armarios y paredes de siempre.

1. Más espacio en los armarios

Los raíles vistos son una solución provisional para almacenar ropa cuando los armarios se nos quedan pequeños, incluyendo, por ejemplo, zapatos o accesorios si nos hacemos con un sistema de almacenaje vertical con compartimentos para objetos pequeños. Si no tenéis espacio físico en casa para añadir un raíl de este tipo, se puede sustituir por una barra ajustable, similar a las que sujetan la cortina de la ducha, en un rincón de casa, o incluso dentro de un armario empotrado que sea lo bastante espacioso. Se puede colocar una segunda barra baja, amén de la que ya lleve incorporado el armario, para colgar estos objetos pequeños, pañuelos o bolsos, o simplemente dividir el armario en diferentes baldas para cada miembro de la familia.

2. Transforma una pared de casa en un panel de herramientas

Instalando un tablero perforado, sólo que en lugar de herramientas, puedes suspender cestas o ganchos de colores que sirvan para colgar desde abrigos hasta toallas, champús, jabones y jueguetes para la bañera, si es en el baño, trapos de cocina, cubiertos o utensilios pequeños en la cocina.

3. Organiza la ropa de invierno de manera diferente

O de verano, ya que estamos, ahora que se acaba la temporada estival. Las camisetas de tirantes, vestidos de algodón, panalones cortos... pasan a un segundo plano cuando llega el otoño, pero ¿dónde metemos toda esta ropa para que ocupe lo menos posible los próximos nueves meses? Un truco que funciona a la hora de maximizar el espacio de almacenaje de las prendas de vestir es enrollándolas sobre si mismas, en vez de hacer el pliego tradicional, en plano, que suele ocupar más espacio. Te sorprenderá comprobar la cantidad de ropa infantil que puedes guardar en una caja siguiendo esta técnica. La fórmula de las prendas enrolladas ganaba popularidad hace unos años, después de que el diario 'The New York Times' desvelase uno de los trucos más frecuentes entre asistentes de vuelo de todo el mundo: a la hora de meter decenas de prendas en una maleta, muchos expertos en equipaje minúsculo (y exprés), acababan siguiendo este método. Mejor reservarlo para prendas menos susceptibles a las arrugas, como calcetines, pijamas, sudaderas y pantalones.

4. Utiliza el espacio vertical

Siguiendo la misma máxima que con los armarios a los que se les saca el mayor partido añadiendo una o dos barras extra, el espacio vertical es posiblemente el mejor truco visual de almacenaje de cuantos podemos conseguir en casa de manera económica y eficaz. Si por ejemplo tienes una balda en una pared, aprovecha para ocupar el espacio inferior en esa zona de la habitación, por ejemplo con un zapatero vertical, un raíl para ropa, o cajas apiladas de plático transparente con los juguetes de los niños. Es una manera de ahorrar espacio concentrando todo en un sólo sitio, en lugar de tener diferentes puntos de almacenaje distribuidos por toda la casa: en Ikea son expertos en diseñar paredes completas de almacenaje que liberan el resto de paredes del hogar de estanterías, librerías y armarios.

5. Aprovecha los muebles de los niños

Por mucho que hayáis invertido tiempo y dinero en adoptar el minimalismo en la decoración de interior, cuando llegan los niños los objetos y muebles en su habitación se multiplican como por arte de magia. Teniendo esto en mente, a la hora de invertir en el mobiliario infantil es conveniente buscar soluciones 2x1, que sirvan a su propósito original, y que a la vez podamos utilizarlos para esconder desde piezas sueltas de LEGO hasta la ropa de cama. Un ejemplo muy habitual son las camas nido, con dos camas en una para niños que comparten habitación, o las camas con espacio de almacenaje en la estructura inferior, además de las mesas plegables con una estantería interior, o las banquetas y bancos que sirven lo mismo para sentarse que para esconder en su interior un pequeño 'cofre' con juguetes.

6. Establece normas

Por ejemplo, indicando a los niños con cuántos juguetes pueden jugar al mismo tiempo, o estableciendo una hora diaria de 'recogida de juguetes', en la que coches, Barbies y peluches tiene que 'irse a dormir' a sus respectivos cajones. También puedes crear un horario familiar con tareas domésticas que incluya ordenar los libros o los cajones una vez por semana.

7. Haz el almacenaje kid-friendly

Es decir: fácil para los niños. Si vas a almacenar los juguetes en cajas apilables, puedes proponer como manualidad crear letreros con el nombre de cada caja, con letras, dibujos o fotos, que indiquen exactamente el tipo de juguetes que irán guardados en su interior. No sólo es una tarea divertida para los niños, sino que aprenderán a tener más organizado su espacio, y les resultará más sencillo meter sus cosas directamente en la caja correspondiente, una vez hayan aprendido a hacerlo por sí mismos. La división puede ser por tipo de juego ('aquí todos los juguetes de construcción', 'aquí los muñecos', 'aquí todos los juguetes rojos'), o por familias de juguetes ('en esta caja, todos los muñecos de 'Frozen', 'aquí las princesas Disney'). Pregunta a los niños por sus diferentes maneras de jugar para encontrar el sistema más fácil para ellos.

8. Deja sus libros preferidos a mano

A menudo, si los niños son pequeños grandes lectores, acabaremos colocando sus decenas de libros en estanterías que no siempre están a su alcance. Una solución fácil para todos es colocar un cuelgalibros que tenga espacio para unos pocos ejemplares, y que esté situado justo al lado de la cama, para que tengan a mano sus títulos favoritos antes de irse a dormir.

9. Divide el interior de los cajones en compartimentos pequeños

Por ejemplo, usando cajas abiertas de almacenaje. Especialmente útil con recién nacidos: divide todas las mudas semanales, ranitas, baberos y calcetines, y guárdalos individualmente usando cajas diferentes para cada uno. Lleva cinco minutos y te ahorrará más de un momento de estrés durante la semana.

Más sobre

Regístrate para comentar