Gisele Bündchen enamora en Instagram con su pequeña compañera de yoga

La modelo ha vuelto a compartir una instantánea junto a su hija Vivian en la que la pequeña imita las posturas de yoga de su mamá

Que Gisele Bündchen es una 'fanática' del yoga es algo que queda claro con sólo pasarse por las redes sociales de la modelo: la top, que durante años ha sido la más cotizada del mundo, mantiene una rutina de wellness que comienza por la práctica de esta disciplina de origen hindú, que pone en sintonía el cuerpo y la mente combinando ejercicios físicos de suelo, elasticidad, equilibrio y meditación. Lo que no resulta tan vox populi es la compañera que la modelo presenta como su favorita a la hora de pacticar yoga, ya sea en casa, en la playa o frente a un paisaje paradisíaco: la hija pequeña de Gisele, Vivian Lake, que cumple tres años el próximo mes de diciembre, se ha sumado a las rutinas de la modelo desde que contaba poco más de diez meses, y aparece a menudo imitando las posiciones de su mamá en toda suerte de escenarios.

Una foto publicada por Gisele Bündchen (@gisele) el

El ejemplo más reciente lo subía hace unas semanas, en una fotografía en la que modelo aparece arqueando hacia arriba la espalda, con su pequeña 'mini-yo' copiándola al detalle. La top acompañaba imagen con el hashtag #yogapartner, una etiqueta -'compañera de yoga', en inglés-, que ya le ha adjudicado a la 'peque' de la familia con anterioridad.

El yoga combina ejercicios de respiración con otros de elongación muscular, y es una de las disciplinas que acompañan a la maternidad antes, durante y después del embarazo, permitiendo ajustar la dificultad e intesidad de la práctica a los diferentes trimestres durante la gestación -siempre consultando antes con nuestro médico, y siguiendo las indicaciones adecuadas para cada etapa, como por ejemplo, no pasar demasiado tiempo recostada sobre el abdomen una vez superado el primer trimestre-, y más adelante también si decidimos practicarlo con los niños. Durante el embarazo, esta disciplina milenario mejora la flexibilidad de las articulaciones, activa la circulación y ayuda a mantener la forma -la propia Gisele ha reconocido haber pasado por una recuperción 'exprés' después de sus dos embarazos precisamente gracias a la práctica de ejercicio-, además de ayudar a a sobrellevar el lado más estresante de la maternidad controlando la actividad pulmonar y diafragmática, y evitando la contracción muscular.

Una foto publicada por Gisele Bündchen (@gisele) el

Practicar yoga con los más pequeñines tambén cuenta con multitud de beneficios, muy en sintonía con los que aportan a los mayores: en primer lugar, es un tipo de ejercicio que podemos practicar en casi cualquier sitio, incluso en vacaciones, y permite desconectar, sin que tengamos que disponer de ningún accesorio más allá de una esterilla. Es decir: es perfecto para working moms con mil tareas pendientes ya que no requiere de mucha organización y se puede practicar en cualquier break. Los ejercicios, eso sí, es mejor presentarlos como un juego más que un deporte, especialmente en 'peques' entre cuatro y siete años, edad en la que está recomendado el comienzo de esta práctica, sin que eso signifique que no puedan ser 'compañeros de yoga', como Vivian, a una edad más temprana, haciéndoles partícipes de ese momento del día. El yoga, además, ayuda a los niños a aprender a concentrarse mejor, mejorando su equilibrio y conseguir, y mejorando su postura. Resulta especialmente indicado para niños que presenten dificultades en estas áreas, especialmente en el terreno de la atención o la hiperactividad.

Una foto publicada por Gisele Bündchen (@gisele) el

El yoga no es el único tipo de actividad o disciplina que podemos practicar en familia: este tipo de ejercicios, que combinan cuerpo y mente para grandes y mayores, son el complemento perfecto de otros deportes de mayor intensidad, y que también podemos hacer todos juntos, fomentando al mismo tiempo un estilo de vida saludable y una puesta en común de valores familiares. Algunos de estos deportes: salir a patinar o montar en bici todos juntos, sin olvidar las protecciones para evitar lesiones, favorece la coordinación y el equilibrio, proporcionando sensación de libertad y promoviendo un primer contacto con el concepto de medioambiente y cómo podemos responsabilizarnos del mismo.

También entrarían en esta categoría las caminatas, si las practicamos cada día, a la misma hora, por ejemplo antes de cenar para abrir el apetito, o las reservarmos como actividad de fin de semana, optando por escenarios naturales que permitan a los niños conectar cuerpo y mente, como senderos adaptados a un nivel de dificultad por edad, o trekking lejos de la ciudad.

Una foto publicada por Gisele Bündchen (@gisele) el

Más sobre

Regístrate para comentar