David Beckham dedica dos nuevos tatuajes a las chicas de su vida

En menos de cuatro días, el ex futbolista, reconvertido en padrazo, ha incoporado dos nuevas piezas de 'body art' a su anatomía, dedicadas a Harper y Victoria

No es ningún secreto que Harper Seven es la princesita de David Beckham: los dos, con permiso de mamá Victoria, forman una de las parejas más tiernas padre-hija dentro del universo celebrity, y prácticamente una de cada tres instantáneas compartidas por el ex futbolista es una muestra de cariño dirgida a la pequeña, que acaba de cumplir cuatro años. La 'peque' del clan Becks llegaba a la familia después de tres hermanos mayores, todos chicos, y desde entonces, David, que ahora que se ha retirado del fútbol ha reconocido abiertamente haberse convertido en prácticamente el chófer particular (y a mucha honra) de sus retoños, es todo un padrazo para esta princesita de melena dorada.

Su última muestra de cariño: un nuevo tatuaje en el cuello, uno de los muchísimos que pueblan la anatomía de Beckham, y que va dirigido a su hija pequeña, completando el que ya se tatuó con su nombre tras su nacimiento en 2011. El mensaje: Pretty Lady -'niña bonita', en inglés-, colocado justo encima del tatuaje anterior, y acompañado de un pequeño corazón, todo ello diseñado por uno de los tatuadores preferidos por las estrellas de Hollywood, Mark Mahoney.

Una foto publicada por David Beckham (@davidbeckham) el

Una foto publicada por David Beckham (@davidbeckham) el

El futbolista guarda un hueco especial para las mujeres de su vida en su corazón, sobre su piel y ahora también en Instagram. Solamente en las últimas dos semanas, Beckham ha compartido con sus seguidores tiernas instantáneas junto a su madre, mano a mano en la grada VIP de Wimbledon; de Harper, con motivo del cuarto cumpleaños de la pequeña, fecha que aprovechaba para declarar de paso cuál ha sido la foto favorita de su hija en todo este tiempo (una imagen de ambos en blanco y negro, con Harper recién nacida tumbada sobre el pecho de papá); y también de Victoria, quizás la presencia familiar que más se echa en falta en la red social del ex futbolista, pero que a pesar de todo, aún consigue mantener viva la llama del amor después de 16 años casados: siguendo la traidición de tatuarse los momentos más especiales de su vida, 'Becks' también pasaba por las manos de un tatuador hace sólo unos días para marcar un 99 en su dedo meñique, mismo año en que pasó por la vicaría junto a su mujer, y también el año en que nació el primer hijo del matrimonio, Brooklyn, además de haber logrado tres títulos históricos junto al Manchester United. 'Un bueñ año', como él mismo lo definía en la red social.

Una foto publicada por David Beckham (@davidbeckham) el

De hecho, si echamos la vista atrás hasta ese año, encontramos el momento exacto en que David Beckham se convirtió en un enamorado del body art: el nombre de Brooklyn en letras góticas, situado en la parte baja de la espalda y que Beckham se tatuaba poco después del nacimiento de su primer hijo, sería la primera de muchas piezas dedicadas a su familia a lo largo de los años. Un año más tarde, por ejemplo, llegaría el primer homenaje a Victoria, con el nombre de la ex Spice Girl deletreado en hindi a lo largo del antebrazo. Los nombres de Romeo y Cruz llegarían en 2002 y 2005, ambos siguiendo la misma estética que el anterior de Brooklyn, con idéntica tipografía y uno situado en la zona de la nuca y otro a mitad de la espalda. La única que se saldría de este cánon, junto a Victoria, es Harper; el nombre de la pequeña no sólo no está en la espalda del futbolista: ocupa un lugar especial en la zona del cuello, sobre, la clavícula izquierda, y está escrito con una tipografía inclinada mucho más romántica y delicada que la de sus tres chicos mayores.

Más sobre

Regístrate para comentar