Los mejores deportes para practicar en familia

Desde participar en una carrera benéfica a aprender a practicar tenis como los auténticos profesionales

Si sentarse a la mesa todos juntos refuerza el vínculo familiar, lo mismo, o más, sucede cuando destinamos parte de nuestros tiempo libre a hacer una de las actividades que mejor funciona en equipo: el deporte. Las ventajas de hacer deporte en familia van mucho más allá de 'mover el esqueleto': el ejercicio nos permite disfrutar de las actividades fuera de casa, mejorar la capacidad de comunicación y socialización de los 'peques', y es una herramienta excelente para quemar calorías, algo que nunca viene mal ni para los mayores ni para los niños, convirtiéndose en uno de los principales 'enemigos' de las crecientes tasas de obesidad infantil.

ninos-deportes-01VER GALERÍA

De hecho, una de las formas más eficaces de motivar a los niños a que 'aparquen' la consola o el teléfono móvil y salgan a disfrutar del buen tiempo es precisamente predicar con el ejemplo, no sólo convirtiéndonos en los deportistas 'número uno' nosotros mismos, sino practicando con ellos sus actividades preferidas. Los buenos hábitos -desde comer correctamente hasta lavarse los dientes tres veces al día-, se inculcan en la infancia y adolescencia, y de ahí, suelen mantenerse toda la vida. Lo mismo sucede con la práctica regular de deporte: disciplina, autoestima y coordinación van de la mano con la actividad aeróbica asociada a algunos deportes. ¿Sabes cuáles son los mejores ejercicios para hacer en familia?

1. LA BICI. Salir a dar un paseo en bicicleta no sólo es una de las formas de deporte más divertidas: es apta para todas las edades, y además conlleva toda una lección en ahorro de energía e impacto medioambiental. Muchos consideran la 'bici' el medio de transporte del futuro (fácil de aparcar, económica y rápida), por lo que no está de más involucrar a los más pequeños en la 'mentalidad ciclista' desde una edad temprana: el primer triciclo puede llegar a la edad de dos años, y los ruedines, a partir de los cinco.

2. LOS PATINES. Muy similar al ejercicio anterior, eso sí, sin olvidar las protecciones de cabeza, codos, rodillas y muñecas para evitar lesiones durante las caídas. Los patines favorecen la coordinación y el equilibrio, y son uno de los primeros deportes en proporcionar sensación de libertad a los más 'peques' -con cuidado, eso sí.

3. EL BALONCESTO. A diferencia del fútbol, que requiere de un gran número de jugadores, el baloncesto es otro súper deporte que permite equipos más pequeños, además de gran variedad de juegos por puntuaciones -desde el 'uno a uno', a dobles o equipos completos con cinco participantes.

4. CARRERAS. El running lleva varios años siendo el deporte de moda, con equipamientos cada vez más sofisticados. Aunque no a todos los 'peques' les gusta correr, y resulta más difícil formar un dream-team de corredores que otros deportes, las carreras con por ejemplo finalidades benéficas suelen ser un buen incentivo para calzarse las zapatillas por una buena causa, y salir a correr en familia. Uno de los fans del running que aún contabiliza en la categoría infantil es Romeo Beckham, que a sus doce años es todo un experto corredor del 'mini-maratón' de Londres.

5. CAMINAR. Para los más tranquilos, salir a pasear cada día, por ejemplo antes de cenar, o dar una buena caminata al aire libre durante el fin de semana trambién cuenta como ejercicio en familia. La naturaleza brinda escenarios increíbles y rutas de senderismo y hiking que se pueden adaptar a la edad de los más pequeños, tanto por niveles de dificultad como en la duración de la caminata.

6. TENIS. A pesar del carácter 'pro' del tenis (en España contamos con tantos tenistas de élite que es casi imposible no pensar en alta competición cuando se trata de este deporte), esta disciplina cuenta con una larga tradición familiar, y no hay más que echar un vistazo a la gran cantidad de familias con 'herencia' tenista que existen en competición: desde las hermanas Serena y Venus Williams, número 1 y 16 del mundo respectivamente, a los hermanos Javier, Emilio y Arantxa Sánchez-Vicario. Como el baloncesto, el tenis también proporciona la posibilidad de jugar partidos de dos a dos, en equipos dobles.

6. LA NATACIÓN. La natación se puede aprender casi antes que ningún otro deporte, con inmersiones que comienzan a los pocos meses de nacer, y que más tarde pueden trasladarse de la piscina al mar. Los deportes acuáticos son perfectos para evitar lesiones, liberando a las articulaciones del impacto terrestre de por ejemplo el tenis o el running, y son un excelente ejercicio para quemar calorías, debido a la resistencia que ofrece el agua. Además, y al margen de aprender a nadar, la psicina se presta a todo tipo de actividades en equipo, como el waterpolo o las carreras.

Más sobre

Regístrate para comentar