Consejos 'pro' para entender el llanto de los bebés

La pediatra María Ángeles Mochales nos explica algunas de las razones más comunes por las que lloran los niños

Con el primer bebé, llega también el primer contacto de los padres con la experiencia del llanto del recién nacido. Un llanto que parece que no cesa nunca, y que precisamente por esto suele causar alarma entre los papás y mamás primerizos, más inexpertos. Pero, ¿qué se esconde exactamente detrás de estos lloros?

'Siempre se debe suponer que el llanto se desencadena por una sensación desagradable como puede ser frío, el hambre, el dolor o la soledad', nos explica María Ángeles Mochales, pediatra en Madrid y secretaria de la Asociación de Pediatría Natural, Pedinatur. Por ejemplo, 'se sabe que el llanto es un acto termorregulador con gasto energético importante. Si el niño tiene frío, él mismo intenta calentarse instintivamente llorando; los padres al acercase a él notan sus manos frías y sólo con calentarle se soluciona la situación. Si es por hambre, hay que valorar el ritmo y la cantidad de las tomas y adecuarlas a sus necesidades'.

Ya desde el primer momento, el llanto de los bebés al nacer se considera una sensación de alarma. 'El primer llanto del niño se debe a la necesidad de respirar, esto es lo primero que hace el ser humano al nacer, oxigenarse'. El bebé recién nacido llora con una inspiración forzada, 'que llena de oxígeno sus pulmones, al haber cesado el aporte desde la placenta', nos explica la pediatra.

¿Qué técnicas son las más eficaces para calmarles?

'Si es por dolor, los padres lo relacionarán con las comidas -el llamado cólico del lactante; para ello se le cambia de postura, y si además el niño patalea y se encoje, se le deben dar masajes en la tripita'. Otros dolores, como el de oídos, también son frecuentes, y se calman 'tomándoles en brazos o elevándoles la cabecera de la cama. Además de aplicarles calor local en los oídos'.

Pero en el bebé que está sano, lo más habitual es que si llora con frecuencia, sea por soledad. 'Para calmarle hay que tomarle en brazos y, aunque la madre no lo sepa, al poner la cabeza sobre el lado izquierdo del pecho el niño se calmará. Esto es porque oye los latidos del corazón materno: le recuerdan a cuando estaba en el útero, y ya no se siente solo'.

El temperamento del bebé también tiene mucho que ver con la intensidad y duración de estos llantos, razón de más para no alarmarse a la primera de cambio, aunque sí buscar remedio. De hecho, el llanto del bebé 'siempre tiene una explicación, que se debe buscar y encontrar'. Cuando los bebés son algo más mayores, además, es importante hablar con ellos y explicarles 'con palabras sencillas para que lo entiendan, y sobre todo nos ayuden a solucionar el problema si sufren'. Cada niño tiene un temperamento diferente, y muchas veces lo manifiestan llorando. 'Puede tratarse de un niño llorón, o puede ser que al llorar el pequeño esté intentando atraer la atención de los padres, para quitársela a otro hermano'.

El desarrollo del llanto del niño suele ser similar en los primeros meses, aunque va cambiando a medida que se hacen mayores. Esto es porque cada niño tiene una maduración psíquica diferente, que varía según el entorno familiar además de otros aspectos. 'Dependiendo de los cuidados y atenciones que le proporcione su entorno, la conducta varía y la edad (para empezar a dejar de llorar), nunca es la misma'.

Más sobre

Regístrate para comentar