Diez cosas que necesitas para la primera noche del bebé en casa

Desde un 'arsenal' de pañales a una coelcción de ranitas básicas: un 'checklist' para sobrevivir a las primeras 24 horas en casa

ninos-noche-01VER GALERÍA

La primera noche del recién nacido en casa. Una prueba de fuego, sobre todo para los papás y mamás primerizos. ¿Sabes qué tienes que tener a mano en esas cruciales primeras 24 horas? Hacemos un checklist con diez básicos baby para dar la bienvenida al bebé.

1. Ranitas. La prenda más cómoda para el bebé recién nacido, con broches en la entrepierna para facilitar el cambio de pañales incluso a los papás y mamás inexpertos. No hace falta que sea de colores o muy caro: los básicos de color blanco valen para pasar esta primera noche, y se estirarán durante los primeros meses hasta convertirse en indispensables. Los de algodón orgánico, además, transpiran mejor, y previenen la irritación de la piel, especialmente en estos primeros días.

2. Un moisés o una cuna nido. El primero es un tipo de canastilla que sirve de cuna portátil y resulta especialmente útil en los primeros meses, cuando el bebé aún es muy chiquitín y antes de que comience a ganar peso. Al ser transportables, permiten tener al bebé acostado en diferentes partes de la casa, con lo que resulta útil para papás y mamás que aún se están estrenando en esto de la paternidad. Ideal también si la cuna aún no está instalada en casa, si no nos hemos decidido por un modelo concreto, o si tenemos intención de pasar directamente al colecho.

3. Cojín antivuelco. Si os decidís por poner a dormir al bebé en una cuna estándar, muchos papás y mamás encuentran útil este tipo de cojín, que hace que el recién nacido no se 'pierda' en una cuna tan grande, y da algo de tranquilidad por las noches -necesaria, por otro lado, si queremos 'rascar' algún minuto extra de sueño-, sin estar tan pendientes de los movimientos del bebé.

4. Un rincón cómodo para la lactancia. Gran parte del día se va a destinar a esta actividad, de ahí la importancia, no sólo de que el bebé esté cómodo, sino también la mamá. Instala un sofá cerca de donde vaya a dormir el recién nacido, con una lamparita de luz tenue que permita las tomas nocturnas con poca luz, y acomoda varios cojines, o un cojín de lactancia.

5. Ropa de cuna. Como sábanas, un protector impermeable, mantitas, muselinas o incluso un swaddle, para las mamás amantes de la crianza natural.

6. Pañales. Junto con dar el pecho, cambiar pañales es la segunda tarea que llena las horas de los nuevos papás, y muy especialmente en esa primera noche, donde todo es una novedad. Aprender a cambiar pañales a la velocidad del rayo es una técnica que lleva su práctica, pero por ahora, bastará con que tengáis un buen 'arsenal', además de toallitas con las que sobrevivir a esas primeras 24 horas. No os olvidéis del dispensador de pañales sucios, o de que os podéis decantar por los pañales de tela.

7. La bañera. Y todo lo que la acompaña: una toalla de baño, también de algodón orgánico, jabón y crema para bebé, y una esponja natural. Más cositas de higiene que serán necesarias: gasas esterilizadas para cuidar el ombligo, un termómetro o suero fisiológico.

8. Detergente suave. Específico para las prendas más delicadas, pero sobre todo para lavar los pañales de tela, que pueden provocar una dermatitis del pañal si no se lavan separadamente y con un detergente específico para bebés.

9. Bolsa portatodo. Imprescindible para poder salir de casa.

10. Una silla para el coche. Homologada y del grupo 0, es decir, para bebés con menos de diez kilos de peso. Indispensable para ir del hospital a casa, ya sea en un cuco o un capazo. Asegúrate de que la colocas correctamente, en posición horizontal y transversal a la marcha, y que dispone de las dos bandas de sujeción correspondientes.

Más sobre

Regístrate para comentar