¿En qué consisten los partos ambulatorios?

Las altas 'exprés' son comunes en algunos países de Europa, donde, en condiciones muy específicas, mamá y recién nacido pueden abandonar el hospital a las pocas horas

El próximo 23 de febrero se cumplirán tres años desde el nacimiento de la hija de Victoria y Daniel de Suecia. La princesa Estelle, tal y como relataba entonces hola.com, abandonaba el prestigioso centro hospitalario de Karolinska tras una recuperación ultrarápida de la heredera al trono sueco, que recibía el alta tan solo nueve horas después de dar a luz, sin que a un sólo miembo de la Familia Real le diese tiempo a acercarse a visitar a la recién nacida.

Este tipo de altas son comunes en algunos países de la Unión Europea. Su traducción al castellano se conoce como parto o nacimiento ambulatorio, y aunque parezca similar al tipo de nacimientos comunes en países como Holanda (donde un gran número de nacimientos sin complicaciones se producen en casa, con asistencia de una matrona y personal especializado), el parto ambulatorio hace referencia al puerperio, cuando la mamá ya ha dado a luz en el hospital, y tiene la capacidad de decidir, en consonancia con su equipo médico, si es conveniente o no un alta hospitalaria inmediata. Es decir: los padres y médicos deciden si es conveniente abandonar el hospital entre las primeras ocho y 24 horas después del alumbramiento, o por el contrario adherirse al proceso habitual, y que en España suele extenderse hasta las 48-72 horas en el caso de los partos naturales -en las cesáreas la recuperación puede llevar más días.

Este tipo de altas, como la de la princesa sueca, solamente se da en condiciones específicas, que tienen todo que ver con la salud del bebé y la mamá, y el hecho de que no haya habido complicaciones durante el parto. También es fundamental que los nuevos padres cuenten con apoyo en casa de la matrona, que realizará visitas ambulatorias a la familia en las primeras 48 y 72 horas posteriores al nacimiento, así como en las semanas que siguen, para ayudar con la atención de recién nacido y la lactancia, y dar soporte en otras cuestiones logísticas relacionadas con la maternidad.

La figura de la matrona en sistemas sanitarios como por ejemplo el de Alemania es de hecho una de los más importantes tanto en el embarazo como en el postparto: ella será la encargada de informar y formar a los nuevos padres sobre cuidado prenatal así como una vez superado el alumbramiento, además de dar consejo y apoyo, tres aspectos fundamentales para poder llevar a cabo este tipo de altas 'exprés' con seguridad.

Los beneficios de este tipo de altas: una mejora en la eficiencia del sistema sanitario (especialmente en hospitales con mucho tráfico, y siempre y cuando no se produzcan complicaciones posteriores debidas al alta, que requieren de la hospitalización de la mamá o el bebé), así como otras de tipo emocional, ya que al irse a casa más temprano se concede a los nuevos padres de un espacio y tiempo íntimos, en los que disfrutar de estas primeras horas con el recién nacido. Los riesgos: los detractores de las altas 'exprés' apuntan a una posible mayor incidencia de ictericia del bebé (un alto nivel de bilirrubina en sangre, que suele corresponderse con la primera semana del pequeño tras el nacimiento, cuando el hígado del recién nacido comienza a hacer el trabajo que antes realizaba la placenta), infecciones o posibles complicaciones con la alimentación del pequeño.

Más sobre

Regístrate para comentar