Gwyneth Paltrow es una mamá con estilo

La actriz ha conseguido equilibrar sus proyectos de 'wellness' con su vida familiar, manteniendo uno de los estilos más 'sexys' de la alfombra roja

Si hay una mamá en Hollywood que es todo un referente en eso de las madres todoterreno (que además son valientes emprendedoras), esa no es otra que Gwyneth Paltrow, una de las celebs que ha conseguido construir un pequeño universo en torno a su nombre, relacionado con la salud, el wellness y la vida familiar. Un antecedente que encontramos en otras actrices más veteranas: Jane Fonda encabezaría la lista de 'gurús de la gran pantalla', primero con sus vídeos de ejercicios, que en los años 80 incentivaban a las amas de casa a hacer más deporte, iniciando toda una revolución que se mantiene hasta nuestros días, y más adelante como activista de los derechos y voces de las mujeres en los medios de comunicación.

El papel de Gwyneth Paltrow, menos revolucionario pero también importante, cuenta con una voz propia que se ha sabido hacer escuchar por encima de su carrera interpretativa: al mismo tiempo que la actriz norteamericana se metía en la piel de Pepper, la asistente de Iron Man en cada entrega de la saga, fuera de la pantalla la artista ha abogado por un estilo de vida muy en equilibrio con sus propias creencias en familia, fundando el proyecto de lifestyle Goop -y sentando con ello las bases para otras celebrity moms, como Blake Lively y su web de artesanía Preserve-, al tiempo que rodaba una serie de televisión sobre comida española y publicaba varios libros de cocina, entre ellos uno de carácter familiar (inspirado en las recetas de su padre), y otro con tips para estar bien por dentro y por fuera.

Mamá de dos 'peques', Apple y Moses, Gwyneth Paltrow es además una de las celebs más reservadas en lo que respecta a su vida familiar, y pocas veces se deja ver en compañía de sus dos hijos, salvo en sus vacaciones en España o los ocasionales paseos por las calles de Londres. Algo que tiene en común con su reciente ex pareja, el músico Chris Martin, también celoso de su intimidad, y de quien anunciaba su separación o, como ellos lo llamaban, un conscious uncoupling ('consciente separación' en inglés, un término acuñado por la pareja, y que dejaba expectante a medio mundo, incluida la madre de la actriz, Blythe Danner) en la primavera de 2014. A pesar de la extrañeza, el matrimonio se mantenía en sus trece en eso de crear una etiqueta para su nuevo estado civil, que parece estar dando buenos resultados: aún es frecuente verles hacer cosas juntos, comparten la crianza de sus dos hijos a partes iguales y hablan bondades el uno del otro, sin el menor rastro del resentimiento que a veces se da entre parejas separadas.

Aunque si hay algo en lo que destaca Gwyneth Paltrow en su particular equilibrio entre carrera profesional y vida familiar es su estilo: la actriz es una de las mujeres más elegantes de Hollywood, especialmente desde su cambio de look en 2010, poco después del estreno de 'Iron Man 2', cuando se cortaba la melena y aparecía con un estilo completamente renovado sobre la alfombra roja, mucho más atrevido y con minivestidos cortísimos combinados con taconazos que dejaban las piernas al aire, y que desde entonces han llenado el armario de la estrella, que posee el honor de ser una de las mamás más sexys del starsystem.

Sus básicos: los de urbanwear, más cómodos y todoterreno, con abundantes patalones vaqueros y parkas, un look de aire muy londinense, ciudad en la que reside desde hace más de diez años. Más chic, sus looks de día incluyen multitud de faldas lápiz, en ocasiones combinadas con camisetas de algodón (un conjunto fácil de copiar y que se actualiza de inmediato con unos salones con tacón alto), y los trajes sastre con shorts, una de sus especialidades que pocas celebrities se atreven a copiar. Sus experimentos con los pantalones no quedan ahí: además del consabido esmoquin femenino con escotazo, le hemos visto lucir dos piezas con total look estampado, maxipantalones con efecto harem de corte sastre o pitillos lavados. Más claves: los colores, de impecable blanco en total look white, o con estallidos ácidos en morado, naranja eléctrico o rosa fucsia, además de las transparencias y aberturas imposibles, perfectamente coordinadas para dejar lo justo a la imaginación.

¿Qué te parece el look de está mamá con estilo?

Más sobre

Regístrate para comentar