La hija de la recordada Lola Flores vive hoy sin duda uno de sus días más felices. La boda de Lolita con Pablo Durán se celebra en Madrid, un acontecimiento al que han acudido multitud de invitados, como la Duquesa de Alba, Vicky Martín Berrocal, César Cadaval, Carmen Sevilla y Loles León, entre otros, y por supuesto sus respectivas familias. Su hermana Rosario aseguró, a su llegada al lugar elegido por los novios, que estaba muy contenta y encantada de que hubiera llegado el gran momento. “Es un día de felicidad” comentó. También su hermana Toñi, hija de su padre Antonio González “el pescaílla”, aseguró que estaba feliz.

En el “sí quiero” no faltaron por supuesto los hijos de Lolita y Guillermo Furiase, Elena y Guillermo, que disfrutaron del evento junto al resto de la familia. La novia eligió para este momento un vestido de Pronovias, que ha sido el secreto mejor guardado de la ceremonia, como manda la tradición.

Días antes del enlace,Lolita celebró su cumpleaños y asistió a la comunión de la nieta de Carmen Flores, su tía, que será una de las grandes ausentes de la boda debido a un compromiso profesional. “Tengo los nervios a flor de piel” comentó entonces Lolita ante la cercanía del enlace. La intérprete conoció a Pablo Durán en 2005, diez años después de separarse de Guillermo Furiase, en la obra de teatro que ambos protagonizaban Ana en el trópico. El actor cubano ha sido desde entonces su mejor apoyo, sobre todo en los delicados momentos a los que se enfrentó en diciembre de 2009, cuando la operaron de un cáncer de útero. “Ha hecho todo lo posible por hacerme la vida agradable. Para mí está siendo todo” dijo entonces.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más