Paulina Rubio, el mejor apoyo de Nicolás Vallejo Nágera tras el fallecimiento de su padre

José Ignacio Vallejo Nágera sufrió un infarto de forma repentina el día 31 de diciembre, mientras pasaba unos días de descanso en Baqueira Beret

Con gesto serio y triste y sin soltarse de la mano de su esposa, Nicolás Vallejo Nágera abandonó el tanatorio de Tres Cantos, Madrid, donde el martes quedó instalada la capilla ardiente de su padre, José Ignacio. Familiares y amigos cercanos asistieron este miércoles al mediodía a una misa corpore in sepulto para despedir al ingeniero, antes de que su cuerpo fuera incinerado. Samanta Vallejo Nágera, hermana de Nicolás, estuvo en el tanatorio por la mañana recibiendo a los numerosos allegados que acudieron a dar el pésame.

Nicolás y Paulina llegaron poco antes de que comenzara la ceremonia. La cantante no se ha separado de su marido ni un segundo, demostrando que es su mejor apoyo y consuelo en el que probablemente sea el peor inicio de año de su vida. Las vacaciones navideñas de la pareja en el extranjero se vieron repentinamente interrumpidas por esta trágica noticia, que provocó que se trasladaran de inmediato a Madrid.

José Ignacio Vallejo Nágera también estaba de vacaciones en la estación de esquí de Baqueira Beret, con su esposa María del Mar, cuando sufrió un infarto que le causó la muerte. El ingeniero, hermano del también fallecido psiquiatra Antonio Vallejo Nágera, estaba jubilado y disfrutaba de su retiro junto a su mujer María del Mar -estaba separado de la madre de Nicolás, Sabine Déoulède, desde hace muchos años.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más