Contra todo pronóstico, Britney Spears, directa al número uno

La cantante, que vuelve a reinar en las listas con Blackout, gasta al mes 3.300 euros en comer fuera de casa

Dice el refrán que no hay mal que cien años dure. Eso es lo que le está pasando a Britney Spears, quien, tras su paso por una clínica de rehabilitación, varias batallas judiciales con su ex marido, las críticas por sus últimas actuaciones y la pérdida de la custodia de sus dos hijos, vuelve a reinar en las listas de ventas con su nuevo album, Blackout.

La 'princesa del pop', que de nuevo hace honor a este apodo, logró vender el pasado martes, día de lanzamiento de su disco, 124.000 copias, el doble que otros números uno de las últimas semanas. Su casa de discos ha indicado que esperan que este quinto disco de la artista, el primero en cuatro años, logre vender en sus primeros siete días entre 330.000 y 350.000 copias. Su cuarto disco, In the zone, publicado en 2003, consiguió casi el doble en el mismo tiempo: 609.000.

Once mil euros al mes en ropa
Pero no sólo se habla estos días de las cifras de ventas de la cantante. Sus gastos e ingresos, que se han hecho públicos a raíz de la lucha por la custodia de sus hijos, Jean Preston, de un año, y Jaydem James, de dos, no han dejado indiferente a nadie.

Britney disfruta de unos ingresos mensuales de algo más de medio millón de euros. En cuanto la cantante recibe este importante ingreso en su cuenta, los gastos se suceden. Sus dos hipotecas se llevan casi 34.000 euros al mes, casi la mitad de lo que gasta la artista en entretenimiento, regalos y vacaciones, unos 71.000. A pesar de que está lejos de figurar en la lista de las mujeres mejor vestidas, la cantante se deja al mes en ropa 11.000 euros. Si se trata de comer fuera de casa, se gasta unos 3.300 euros. De todo este ir y venir, Britney Spears dedica algo más de trescientos euros a obras de caridad y nada a una cuenta de ahorros o a inversiones.

Su ex marido, más ahorrador
A todo esto se suma que Britney tiene que pagar más de 10.000 euros al mes de pensión alimenticia para sus hijos y otros 13.900 euros para su ex marido. Esta segunda cifra la dejará de pagar el próximo 15 de noviembre por orden judicial.

La cantante gasta mucho más que su ex marido, el bailarín Kevin Federline, cuyos mayores gastos son los 5.000 del alquiler de su vivienda y los 4.000 que destina a seguridad. Además, el padre de los hijos de Britney gastó casi 3.500 dólares en entretenimiento, regalos y vacaciones, 1.300 en ropa y 1.000 en comer fuera de casa. Los ingresos por los royalties de una de sus canciones le proporcionaron, en cambio, unos ingresos de 2.200 euros.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más