Paul McCartney y Heather Mills, ¿firmarán el acuerdo definitivo de divorcio?

La pareja ha acudido a los juzgados intentando esconderse de las cámaras y sin hacer declaraciones

Uno de los divorcios más polémicos y públicos de los últimos años, el de Paul McCartney y Heather Mills, podría llegar a su fin en las próximas horas. La pareja, intentando esconderse de las cámaras, ha regresado a los juzgados de Londres para, según apuntan todos los medios, poner el punto y final definitivo a una batalla que comenzó en mayo de 2006 y que ha estado llena de acusaciones por ambas partes. Las medidas de seguridad a las puertas de los juzgados eran extremas, mientras abogados y portavoces mantuvieron un silencio absoluto sobre el objeto de tal vista ante el juez. Esta es la primera vez que la ex pareja vuelve a los juzgados tras su última comparecencia, en el mes de marzo de este año. La relación entre Paul y Heather comenzó a suavizarse en el mes de mayo, cuando ambos firmaron una especie de tregua pensando en el bienestar de su hija Beatrice, de tres años. Han sido varias las ocasiones en las que el ex matrimonio ha coincidido cuando uno u otro iba a recoger a la niña y, en todas esas ocasiones, se les ha podido ver hablando de una forma distendida y cordial.

Cifras millonarias
Las especulaciones describen un acuerdo en el que Heather recibiría 15 millones de libras (casi 22 millones de euros) y, durante los catorce años que faltan para que Beatrice cumpla 18 años -la niña está a punto de cumplir cuatro-, recibirá además entre tres y tres millones y medio de libras (poco más de cinco millones de euros) cada año. Cifras que arrojarían un total que oscila entre los 57 y 64 millones de libras (casi 92 millones de euros). McCartney, cuya fortuna se estima en 825 millones de libras (cerca de 1.200 millones de euros), se haría cargo así de los gastos de manutención de la niña, que incluirían sus cuidados, viajes, educación y niñeras. El acuerdo tendría además una cláusula por la que ninguna de las partes podría hablar en público de los motivos de su separación matrimonial ni de los cuatro años que estuvieron juntos.

Paul McCartney y Heather Mills se conocieron en 1999 en un evento caritativo, tan sólo un año después del fallecimiento de Linda, la primera esposa del músico, con la que convivió durante casi 30 años. Aunque el ex Beatle no contó con el apoyo de sus hijos, continuó adelante con su relación y se casó con la modelo. En mayo de 2006 comenzó el polémico divorcio, en el que Heather acusó a Paul de alcohólico y maltratador. Un año después, en mayo de 2007, la situación comenzó a suavizarse y la ex pareja dejó de lanzarse ataques verbales pensando en su hija. Según comentó entonces el músico en una entrevista publicada en la revista The Guardian, "mi preciosa hija es lo mejor que ha salido de nuestro matrimonio, aunque este no haya funcionado".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más