El abogado de James Brown impide a la viuda del cantante entrar en la casa que compartían

Decenas de personas le dieron el último adiós a uno de los maestros de la música soul, James Brown, en los funerales en su memoria en Nueva York. El teatro Apollo fue el lugar elegido por uno de los amigos del músico, el reverendo Al Sharpton, para instalar la capilla ardiente. Amigos y fans de esta leyenda de la música desfilaron ante su féretro, mientras su viuda Tomi Rae Hynie, lloraba desconsolada su pérdida. Tras la ceremonia, los restos mortales del padrino del soul fueron trasladados a su localidad natal Augusta, en Georgia, donde recibirá varios homenajes y será sepultado.

La voz ronca y personal del soul se apagó en las primeras horas del día de Navidad en el Emory Crawford Long Hospital de Atlanta (Georgia). James Brown fallecía a los 73 años víctima de un colapso coronario masivo veinticuatro horas después de su ingreso aquejado por una neumonía. Según Charles Bobbit, amigo y manager del artista, las últimas palabras de Brown fueron: "Esta noche me voy". Nada más decirlo, hizo tres largas respiraciones y cerró los ojos.

No puede entrar en su casa
Un día después de su muerte, el abogado del cantante, Buddy Dallas, y el contable David Cannon, impidieron que la viuda de la leyenda del soul ingresara en la mansión que compartía con él por razones estrictamente legales. Según el abogado de James Brown, Tomi Rae Hynie, de 36 años, no estaba casada legalmente con él. "Esta es mi casa. No tengo dinero. No tengo a dónde ir", señalaba la mujer que vivía en esa casa con el músico y su hijo de cinco años.

Hynie fue la cuarta esposa del músico, aunque de acuerdo con las palabras del abogado de Brown, ella estaba casada con un hombre en Texas en 2001, por lo que la unión es nula.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más