Así fue la espectacular gala de los 'MTV Europa' en Roma

Edimburgo le dio el testigo. Y Roma vibró bajo los acordes de los artistas más destacados. La gran noche de la música europea se celebró ante los más de seis mil espectadores entregados que abarrotaban las gradas del hipódromo Tor di Valle de la capital italiana, habilitado especialmente para la ocasión, y los mil millones de espectadores que se estima siguieron la gala de la undécima edición de los premios ‘MTV Europa’desde sus casas a lo largo y ancho del globo en los 180 países en los que se emitió.

El auditorio se convirtió en un gigantesco plató de televisión por el que desfilaron las estrellas más rutilantes del espectáculo, unas para cantar, otras para recoger galardones y otras para presentarlos. Y si algo hay que destacar en esta edición, es que los galardones europeos cruzaron el Atlántico para irse a Estados Unidos. En definitiva se repitió casi el resultado de los American Music Awards entregados tan sólo unos días antes: el dúo Outkast y Usher fueron los grandes vencedores. Los primeros ganaron tres de los cinco galardones a los que optaban, mejor grupo, mejor vídeo, mejor canción por el superventas Hey ya!, Usher, con cuatro candidaturas ganó el premio al mejor disco con Confessions, y al mejor cantante masculino. El artista texano, que llegó a la gala con Naomi Campbell, con quien se le relaciona desde hace un tiempo, está considerado la nueva estrella del R&B, y suma este premio a las cuatro estatuilla que consiguió en los MTV Estados Unidos y a las cuatro de los recientes AMA (American Music Awards). Su actuación sobre el magnífico escenario junto a Alicia Keys con el tema -interpretaron el tema My boo- entusiasmó al público presente.

Fueron tres horas de espectáculo continuado y vibrante en el que la estrella de rap y animador de la cadena MTV, Xzibit, ejerció como maestro de ceremonias acompañado en el escenario por la actriz Sarah Michelle Gellar, que se cambió varias veces de vestido, una tónica que siguieron gran número de invitadas, como Kelly Minogue, primero de negro y luego de rosa o Naomi Cambpell, que además entregó el premio a su novio, Usher, al mejor cantante masculino , lució primero un vestido corto y luego uno largo.

Los futbolistas Del Piero y Di Canio, Kid Rock, ex novio de Pamela Anderson, Ozzy y Sharon Osbourne, Amy Lee de los Evanescence y Brian Molko de Placebo, Anastacia, los Duran Duran y Nick y AJ de los Backstreet Boys, entre otros, presentaron las distintas categorías.

Las actuaciones se encargaron de caldear el ambiente. Eminem dio el pistoletazo de salida presentando su último sencillo Just lose it con una escenografía de tintes militares, con soldados, un tanque, niños con fusiles y un solo mensaje: "Le digo a Bus que no queremos esta guerra. ¡Paz!". Tampoco dejó indiferente al auditorio la entrada de Gwen Stefani, como siempre tan original, que bajó de la cúpula subida en un columpio coronado con un espectacular reloj rojo.

El resto de los premios se repartieron entre Britney Spears, elegida mejor artista femenina, que agradeció el premio en un vídeo ya que no asistió a la ceremonia, Alicia Keys, mejor artista de R&B, Maroon 5 (grupo revelación), Muse (mejor grupo alternativo) y Linkin Park (mejor grupo de rock) entre otros. Enrique Bumbury se alzó con el premio al mejor artista español imponiéndose a Alex Ubago, David Bisbal, Bebe y Estopa.

Horas antes de la gran fiesta de la música europea, los Foros Imperiales se convirtieron en un macro escenario de excepción para un multitudinario concierto que se ocupó de caldear el ambiente. Más de doscientas mil personas se reunieron frente al Coliseo romano para escuchar a Anastacia y a un nutrido elenco de artistas que hicieron las delicias de todos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más