Belleza, 'glamour' y un toque de extravagancia en los premios americanos de la música

Las estrellas de la canción se dieron cita en la entrega anual de los premios americanos de la música (American Music Awards) en el Shrine Auditórium de Los Ángeles. Como en ocasiones anteriores, el protagonismo de la velada no fue tan sólo para los premiados, ya que la mayoría de las invitadas consiguieron centrar la atención, algunas por su espectacular belleza y otras con sus originales y a veces extravagantes atuendos.

Entre las que más sorprendieron estuvieron por ejemplo Gwen Stefani, con chistera, medias rosas, sandalias de plataforma y falda a lo Madonna años ochenta. La cantante se encargó de abrir el espectáculo con el What You Waiting For? acompañada por un grupo de niños cantores disfrazados de de Lenny Kravitz. No pasó desapercibida tampoco Heather Locklear, esposa de Richie Sambora ( Bon Jovi se llevó un premio especial al mérito), que lució para la ocasión sombrero negro unas peculiares botas por encima de la rodilla, o Janet Jackson, también con sombrero y más recatada que en su aparición en la final de la Super Bowl.

Una de las más espectaculares fue sin duda Jessica Simpson, que acudió con su marido Nick Lachey. La bellísima cantante eligió un diseño negro con vertiginoso escote. Carmen Electra, que no dejó de enseñar orgullosa su anillo de casada, lució un ajustado traje que resaltaba su espectacular anatomía. Ashanti, de blanco, con asimetrías y un pronunciado escote a la espalda, fue otra de las bellas de la noche, así como Alicia Keys, que llegó con su novio y recibió el galardón a la mejor artista femenina de soul/R&B.

Usher, a quien actualmente se relaciona con Naomi Campbell, se convirtió en el gran triunfador de los American Music Awards al llevarse todos los premios para los cuales estaba nominado. El cantante de R&B consiguió las estatuillas al mejor artista masculino de Pop/Rock y al mejor álbum de Pop/Rock (por Confessions) y los correspondientes a las mismas categorías en el género de Soul/R&B.

El dúo OutKast se alzó con tres premios: mejor grupo de Pop/Rock, mejor grupo de Rap/Hip-Hop y mejor álbum de Rap/Hip-Hop. Sheryl Crow obtuvo el premio a la mejor artista femenina favorita en la categoría Pop-Rock, mientras que Linkin Park conquistó, por segundo año consecutivo, el galardón a mejor artista de música alternativa. El rapero Jay-Z, novio de Beyoncé Knowles, alzó el premio a mejor artista en la categoría de Rap/Hip-Hop. Una vez finalizada la ceremonia, los invitados se reunieron en la fiesta de Clive Davis, uno de los grandes nombres de la industria discográfica, cuyas reuniones con motivo de las más importantes entregas de premios musicales son ya legendarias

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más