Desde el lanzamiento de su primer disco, Innocent Eyes hace diez meses la carrera de Delta Goodrem se ha disparado tanto local como internacionalmente. El álbum ha permanecido 29 semanas en lo más alto de las listas ARIA australianas, convirtiéndose en el segundo disco con mayor permanencia en el número uno de las listas nacionales en la historia del país, además de haber logrado ya 14 discos de platino por haber superado sólo en su tierra natal el millón de copias vendidas, algo increíble en un país en el que el oro se obtiene con 35.000 copias. Los cinco singles que han llegado al número uno, "Born To Try", "Lost Without You", Innocent Eyes" , "Not Me Not I" y "Predictable", han hecho que las ventas locales de sus discos hayan alcanzado los 1,7 millones de unidades y la hayan convertido en la primera artista de la historia en lograr colocar cinco singles de un álbum de debut en el primer puesto de las listas. Cada uno de los temas ha encabezado también las listas nacionales de radio.

En el resto del mundo, Delta ha sido también muy bien acogida, logrando colar tres singles en el top 10 y ser múltiple platino en el Reino Unido y Nueva Zelanda, donde 'Innocent Eyes' fue número 2 y número 7 respectivamente, permaneciendo en el top 20 británico durante casi 6 meses. A continuación el disco empezó a editarse en más y más territorios de toda Europa, y en la actualidad las ventas han superado los 2,1 millones de copias.

El tema que da título al disco de debut de Delta narra su historia. "Tenía muchas ganas de incluir un tema con un toque clásico, porque llevo tocando el piano clásico desde hace 10 años", explica esta joven artista, que tiene la particularidad de que toca descalza. "Y el tema trata acerca de mirar el mundo con ojos inocentes, con ese entusiasmo que no quiero perder en la vida."

Pero a pesar de su juventud, tan sólo dieciocho años, Delta no es una novata. Comenzó en la industria del entretenimiento a los siete años, en anuncios y programas de la televisión australiana como "Hey Dad", "A Country Practice" y "Police Rescue". A Delta le encantaba el deporte, sobre todo el baloncesto y esquiar, pero su principal pasión era la música, de modo que fue ahorrando el dinero de sus interpretaciones para grabar una demo, un sueño que logró a los 12 años cuando grabó la maqueta con cinco temas compuestos por ella misma. Incluyó asimismo una versión del himno nacional australiano porque soñaba con poder interpretarlo algún día en un partido de su equipo de fútbol, los Sydney Swans.

Delta envió el CD a los Swans, que a su vez se lo enviaron a uno de los seguidores más acérrimos del club, el legendario manager australiano Glenn Wheatley. A lo largo de los dos años siguientes, Glenn ayudó a Delta a desarrollar su capacidad de composición, antes de que Sony la fichara a los 15 años.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más