Luciano Pavarotti quiere despedirse con elegancia y profesionalidad. Un paso más hacia esa perfección que ha caracterizado su carrera. El tenor dirá adiós a los escenarios en breve. Y quiere dar un homenaje a todos aquellos que le han apoyado, seguido y aplaudido cálidamente durante su carrera.
Nueva York, el Metropolitan, ha sido el lugar elegido por el tenor para decir adiós a los Estados Unidos. Han pasado 36 años desde su primera actuación en la Gran Manzana. Muchos años de esfuerzo que se vieron recompensados por la lluvia de aplausos que no cesaron, en un centro tan exigente para la ópera como el Metropolitan.

Un adiós que se perfila cercano
Pavarotti quiso reconciliarse con su público neoyorquino. Cuando suspendió en mayo de 2002 su actuación por un resfriado, muchos pensaron que el tenor no había sido considerado con todos aquellos que habían logrado colgar el cartel de "agotadas las localidades" en la taquilla del Metropolitan. Pero ahora, todo ha cambiado. El tenor y su público se han reencontrado. Y lo han hecho por la magia de Tosca.
Pavarotti extenderá su gira mundial hasta el 2005. Recorrerá países muy especiales para él, como Grecia, España o Japón. Hace pocas semanas, Luciano Pavarotti aseguró en Panamá que antes de retirarse definitivamente, antes de cumplir los setenta años, volverá a cantar con Plácido Domingo y José Carreras. Los Tres Tenores regresarán para dar espectáculo del más bello, la ópera, en los escenarios del mundo. Pero Nueva York ya se ha despedido. Con tristeza.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más