No faltó ni la alfombra roja. Todo estaba preparado para una ceremonia que se prometía interesante. Las grandes reinas de la música pop se encontraron nada menos que en Cannes. Glamour en el más puro sentido francés. Los promotores de esta cita: la cadena de radio NRJ. Y allí estaban todas ellas. Desde Dido, la cantante británica que hace ahora mismo furor en todas las listas de ventas, hasta la australiana Kylie Minogue; sin olvidarnos, por el trayecto, de Beyonce Knowles, Christina Aguilera o la mismísima Madonna y Britney Spears.

No hubo beso
La cadena de radio francesa quiso premiar a una recatada Madonna, con un curioso vestido en tonos verdes con cierto aire provenzal, por toda su trayectoria. La ovación fue general y, aunque la reina del pop no cantó, todas las miradas estaban fijas en ella... y en Britney Spears. Porque fue la recién divorciada Britney la encargada de entregrarle a Madonna un premio por esas dos décadas en el mundo de la música. Lo que no hubo, y muchos esperaban entre curiosos y divertidos, fue un beso como ocurriera en la entrega de los premios MTV. Y es que lo previsible no agrada a ninguna de las dos divas.

Grandes voces para una gala de lujo
Durante la gala se sucedieron grandes voces en el escenario. Pero la más querida, la más premiada, fue la cantante británica Dido, que logró entre la audiencia de la NRJ, en más de nueve países, dos galardones: a la Mejor Artista y al Mejor Álbum, por su Life for Rent.

Las estrellas de la música pop iluminaron la noche de Cannes... y Cannes quiso premiarlas con el calor de un público incondicional.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más