Michael Jackson lo advirtió... y lo ha cumplido. El cantante aseguró que diría "nunca más" a su particular País de Nunca Jamás. Al parecer, la entrada de la policía para realizar un registro hizo, en palabras del propio Michael Jackson, que el que hasta entonces era su hogar, por el que tanto trabajó y tanto dinero invirtió, desde su compra en 1988, "se convirtiera en una simple casa". Una casa en la que ya no quería estar.

Más cerca de su familia
Así es que en estos tiempos, llenos de tribulaciones y problemas con las autoridades, tantos que se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 16 de enero, Michael Jackson ha optado por buscar una residencia, que se convierta en verdadero hogar, más cerca de su familia. Los padres de Michael, Joe y Katherine, viven desde hace años muy cerca de la mansión recién alquilada por Michael Jackson.

'La joya de Beverly Hills'
Según se hicieron eco diversos medios estadounidenses, la residencia elegida por el cantante, quien pudo haberse mudado con sus tres hijos a principios de diciembre, es 'la joya de Beverly Hills'. Una residencia que cuenta con pista de tenis, piscina descubierta y climatizada, una sala de cine y más de 3.000 metros cuadrados de jardines, pero sin zoo ni parque de atracciones. Aunque alguna de las más de nueve suites de la residencia cuenta con vistas a un parque para niños llamado Coldwater Canyon.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más