Rocío Durcal regresó a cantar a Venezuela tras un tiempo alejada de los escenarios

Su vuelta a México y Venezuela, tras un tiempo alejada de los escenarios, ha estado llena de emociones, en un añorado regreso a los teatros donde triunfa por mérito propio y llena de público los recintos en los que canta. Es casi una de ellos, esa intérprete racial y desgarrada que imprime a cada canción su gesto y su gracia, y tan identificada está con la gente de aquellos países, que es la única que canta las rancheras haciéndolas suyas.

Pero, además, Rocío Dúrcal —siempre, para los que la conocen, Marieta — es una dama que nunca ha protagonizado un mal gesto con los que la siguen, sean ‘fans’ o sean periodistas. Quizá por eso su vida privada sea tan corriente y cotidiana y sus tres hijos (lo mejor de su vida junto a su esposo y su nieto) tan anónimos, a pesar de haber triunfado ya en el pasado por méritos propios.

Ella ha vuelto a su querida América, y la recorrerá de cabo a rabo llevando sus canciones a todos los rincones. Junto a ella, Junior (son treinta y tres años de casados y se necesitan mucho, confiesa), quien le organizaría (junto a los amigos y hermanos) la fiesta sorpresa de su cumpleaños.

Aún tuvo tiempo esta gran mujer de desvelarnos sus secretos y sus emociones en este viaje de tantos reencuentros.
— Marieta, comienzas tu gira americana con un 137 136 gran recibimiento, colgando el cartel de ‘No hay billetes’ nada menos que en el Auditorio Nacional, de México D.F. ,ante diez mil personas, y, además, grabando un disco en vivo de ese concierto.
— Ha sido muy emocionante para mí cuando, en el Auditorio, al abrirse las cortinas, todo ese público me recibió en pie. Me costó trabajo empezar a cantar de la emoción y recordé que hace diez años grabé mi primer disco en vivo y fue en ese mismo Auditorio, así que mi casa de discos me pidió grabar un segundo, y acepté encantada. Me alegro de haberlo hecho, pues fue y será inolvidable para mí. Precisamente así han titulado el concierto: ‘Inolvidable’.

— ¿Contiene algún tema nuevo? ¿Qué ha significado para ti? ¿Todavía sientes la responsabilidad de quien se enfrenta a un nuevo reto ?
— Mi responsabilidad es que me gusta que mi público entienda lo que yo trato de expresar a través de mi experiencia de cantante-intérprete. Darles el sentido y sentimiento que durante tantos años he ido adquiriendo de la vida y las experiencias que he tenido como cantante y como ser humano. En cuanto al disco, en él hay catorce temas de repertorio que canto, ya que algunos se habían incluido en mi primer disco en vivo. Aparte he grabado en estudio dos temas inéditos, uno de Armando Manzanero y otro de Kike Santander, y, para mí, los dos son preciosos; son de estilo balada-ranchera, muy de mi estilo, con unas letras maravillosas, de las que a mí me gusta interpretar, y muy románticas.

Viaja con su familia
— Y luego también has actuado en el Teresa Carreño, de Caracas, ya que en Venezuela eres también muy querida. ¿Cuánto tiempo sin hacer conciertos por el país?
— Venezuela ha sido el segundo de los países que he visitado. Realmente no podría decir cuál de los países que visito me quiere más. Creo que el público de habla hispana me trata como una consentida en USA. Encuentro público en todas partes, pero desde hace un año y medio, en que tuve que posponer esta gira debido a mi salud, que ya está perfectamente, he sentido ese cariño en cada uno de los conciertos que he dado. Casualmente me tocó pasar mi cumpleaños en Venezuela, el cuatro de octubre, y me lo celebraron tres días seguidos. Me acompañaban mi marido, Antonio; mi hermana Susana, que canta en mis coros y me ayuda en todo, desde hacer las maletas a vestirme, y mi hermano Arturo, que es quien me organiza mis giras. Pues bien, encontré mi habitación de Caracas llena de guirnaldas y globos, pastel, champán, etcétera. Fue un gesto que agradecí a mi empresaria y amiga María Gómez. El día de mi cumpleaños me sacaron una tarta en el escenario y mi mariachi y el público me cantaron ‘Las mañanitas’ y se me saltaron las lágrimas más de una vez. Esto fue en Maracaibo, y al día siguiente, lo mismo en Barinas, y mi amigo Tobías puso a mi disposición su avión privado para poder ir a estas ciudades, ya que en Caracas hubo una huelga que colapsó el acceso al aeropuerto. Mi estancia allí también será inolvidable.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más