Aclamada por decenas de eurofans, perseguida por la prensa, aplaudida en la calle, Rosa, nuestra Rosa de España, ya ha dejado huella en Estonia, por encima del resultado que obtenga en el Festival de Eurovisión el próximo sábado. Y es que nadie de los presentes en el certamen de este año, ni siquiera los más veteranos, como José Luis Uribarri, que nuevamente retransmitirá la gala para TVE, recuerdan un fenómeno de tales características: "Nunca se ha creado una expectación como en esta edición", decía hace uno días el conocido comentarista a Hola.com.

Una expectación, por otra parte, que va in crescendo a medida que se acerca el gran momento. Muestra de ello ha sido que los numerosos actos en los que han participado Rosa, Chenoa, David Bisbal, David Bustamante, Gisela y Geno, se han convertido en acontecimientos multitudinarios. Desde su llegada, pasando por cada rueda de prensa, cada ensayo, cada aparición, los ‘chicos’ han congregado a decenas de personas, convirtiéndose en una de las delegaciones con más alto poder de convocatoria.

‘El día que me enamore prometo decirlo'
Mientras Europe’s living a celebration resuena por todos los rincones del Saku Suurhall -Rosa y sus compañeros no dudan en interpretar un fragmento de la canción cada vez que alguien lo solicita-, todo está ya preparado para la gran cita. Horas antes de someterse al intenso ritmo de trabajo que precede a la recta final de su estancia en Estonia, los representantes españoles compartieron paseo y buen humor con la prensa por las calles del casco antiguo de Tallin. El jueves por la mañana la ciudad sirvió de escenario medieval de una reunión sin precedentes en la que seguidores, curiosos y niños fueron testigos del sencillo encanto de Rosa. Sonriente y feliz, la joven granadina compartió bromas, música y palabras con los presentes: "El día que me enamore prometo decirlo", afirmó ante las insistentes preguntas de los informadores.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más