Jennifer Connelly y Louis Vuitton, una ecuación de éxito