Las 'royals' lo tienen claro: su bolso, siempre de mano