Jessica Alba, o por qué este otoño (sorprendentemente) querrás unos zapatos blancos