Alta Costura otoño-invierno 2013-2014: Viktor & Rolf

Después de 13 años, el dúo de diseñadores holandeses Viktor Horsting y Rolf Snoeren vuelven a desfilar en la ‘Haute Couture’ parisina

by hola.com
Sin duda, su desfile ha sido uno de los más esperados en esta edición de Alta Costura otoño-invierno 2013-2014. La razón era que el dúo de diseñadores holandeses Viktor & Rolf –Viktor Horsting y Rolf Snoeren- volvían a subirse a la pasarela ‘Haute Couture’ tras trece años de ausencia.
Y, para la ocasión, han apostado por una colección muy conceptual y una curiosa puesta en escena: un jardín zen japonés fue el punto de partida de su desfile, que comenzó con ambos diseñadores sentados en el suelo en actitud de meditación. El suelo se había forrado con rayas que imitaban los dibujos de un rastrillo sobre la arena. Por él, fueron caminando las modelos que tras mostrar sus creaciones, tomaban sitio en el escenario e iban reproduciendo figuras de piedras y plantas, las cuales eran cuidadas al detalle por ambos creadores.

DETALLES:
Color:
Un único color para su colección, el negro. Y, además, en ‘total look’.
Género: Toda la colección está confeccionada en seda tratada tecnológicamente para adoptar la apariencia esponjosa del neopreno.
Complementos: Todas la modelos llevaban sandalias planas con tiras de viscosa.

(PULSA AQUÍ PARA VER AL COMPLETO LA COLECCIÓN DE VIKTOR & ROLF ALTA COSTURA OTOÑO-INVIERNO 2013-2014).
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
El desfile comenzó con una serie de 'looks' donde se deja patente que el patronaje de esta colección apuesta por las líneas redondeadas y desestructuradas. 
Aunque predominan las faldas largas -eso sí, siempre dejando al descubierto los tobillos-, también se vieron minifaldas o pantalones tobilleros. 
Parte de la colección nos presenta diseños 'tubo', en los que se eliminan las formas clásicas. 
Acabados abullonados y cuerpos panelados dan como resultado formas muy geométricas, que toman como referente la naturaleza. 
En esta colección, también tienen cabida las asimetrías y el trabajo de la seda dispuesta en pequeños flecos que imitan la hierba de un jardín. 
El desfile comenzó con ambos diseñadores meditando sobre la pasarela. 
Tras desfilar, las modelos iban agrupándose para dar 'vida' a este conceptual jardín zen. 
Y, para perfeccionar este jardín, los diseñadores iban cuidando al detalle cada una de las formas que creaban los grupos de modelos.